Acuerdo entre gobierno e indígenas pone fin a crisis Ecuatoriana

El gobierno ecuatoriano y la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) lograron un acuerdo para terminar las protestas que, durante doce días, agitaron al vecino país.

Tras la mesa de diálogo llevada a cabo este domingo en Quito, el presidente Lenín Moreno decidió derogar el decreto 883, relacionado con los subsidios a combustibles, el detonante de la crisis.

La reunión comenzó a las 6:00 p.m. y gran parte del encuentro fue transmitido en directo. Durante la primera hora ambas partes compartieron sus posiciones. La de las comunidades indígenas fue reiterar que solo con la anulación de la norma cesarían las movilizaciones.

Jaime Vargas, titular de la confederación indígena que lideró las manifestaciones en el vecino país, se pronunció al respecto. “Se ha dejado sin efecto el decreto 883 y eso es para todo el país. ¡Viva el Ecuador! ¡Viva la paz!”, manifestó.

No obstante, lamentó los miles de heridos, detenidos y los muertos que dejó la ola violenta por el descontento popular.

Por ese motivo, Vargas pidió la renuncia de la ministra de Gobierno, María Paula Romo, y del titular de Defensa, Oswaldo Jarrín, pues en consideración suya, no estuvieron a la altura de la situación.

El presidente Moreno dijo que el pacto ha significado “sin duda alguna sacrificio de cada una de las partes porque eso es un acuerdo, el ceder de parte y parte”.

Anotó que no existe “otro principio más maravilloso que la paz” y agradeció a los militares y policías porque reconoce la “sacrificada, esforzada labor que cumplen”, porque muchos de ellos incluso resultaron heridos.

El descontento social se desató el 2 de octubre a raíz de la eliminación de subsidios a combustibles. Las manifestaciones contra esa medida, que generó alzas de hasta 123%, dejaron siete muertos, 1.340 heridos y 1.152 detenidos según la Defensoría del Pueblo.

 

Redacciòn