Menor de  dos años muere impactado por una bala en Puerto Tejada

La historia se repite. Un menor de 2 años de edad  identificado   como  Luis Stiven Riascos Hurtado murió víctima de una bala  en Puerto Tejada,  al  Norte del Cauca, tras presentarse una   inexplicable balacera .

El hecho que  tiene  nuevamente  indignada  esta  población en donde  las  balaceras   son el azar   de  algunos violentos   irresponsables quienes  quieren   imponer zozobra  y miedo en  la  ciudad, ocurrió en la  tarde   de  este  Lunes  en   el  populoso  barrio  Betania al  oriente  de  esta  población  cuando   el  menor se encontraba  jugando  afuera  de una vivienda del sector.

La  balacera  protagonizada  por  un  adolescente de  15  años  conocido con el  alias de  «Chinga» integrante de  las  pandillas  que  actúan  en este  deprimida  área urbana de  Puerto Tejada en el barrio vecino de  Carlos Alberto  Guzmán, hirió gravemente el menor el cual  fue  trasladado a  un centro asistencial de  la  capital del Valle donde lamentablemente  perdió  la  vida

El  impacto fue  propinado  por  este sujeto  que  disparó  un arma  de  fuego indiscriminadamente, sin tener al frente a alguien que  confrontar  y cuyos  elementos de  información recogidos por  testigos,están  siendo  evaluados por  las  autoridades  de  Policía  y  judiciales, las  cuales   tras  condenar  este  hecho asumieron  las investigaciones  de  rigor  a  fin de  esclarecer este  hecho que  enluta un hogar  y familia de Puerto Tejada.

El  Alcalde  Tobías  Balanta  Murillo al  repudiar  este  hecho expresó su  solidaridad  para  con los  padres  y  familiares  del  menor  Luis Stiven y anunció  una  recompensa por  5  millones de  pesos  para  quien suministrara  información  que  conduzca  a  la  captura  del  agresor, el cual  fue  aprehendido en las  últimas  horas   confirmaron  las   autoridades  policiales .

Habitantes de los  barrios  del  oriente y en especial  menores de edad  vecinos  de  la  víctima realizaron una  marcha   para  protestar por  este  acto  violento  y cuya  manifestación llegó hasta  las  instalaciones  de Alcaldía para  exigir  justicia y mayor  control y seguridad  para  la  ciudad.

Su  sepelio muy estuvo concurrido por  centenares de personas  que  le  acompañaron hasta  su  ultima  morada  en medio de  una  sentida  despedida  con globos  blancos  y plegarias  para  que cesen este  tipo  de  violencia en Puerto Tejada.

Redacciòn