Planeación Nacional explica situación de congresistas que aparecen en el Sisbén

La entidad aseguró que esta situación  obedece a  imprecisiones o desactualización y que los casos de los congresistas mencionados en un informe están siendo revisados.

El Departamento Nacional de Planeación (DNP) se refirió este viernes al informe de la fundación Paz y Reconciliación (Pares), que publicó el jueves El Espectador, que señala que por lo menos 14 congresistas están en la base de datos del Sistema de Identificación de Potenciales Beneficiarios de Programas Sociales (Sisbén) y que asegura que siete de ellos ya están validados y el resto está en proceso.

“El DNP informa, con base en la información proporcionada por las entidades ejecutoras de programas sociales, que a la fecha ninguno de estos legisladores recibe ayudas o subsidios del orden nacional”, indicó la entidad en un comunicado.

En ese mismo sentido, el DNP explicó que existe la posibilidad de que   en  otros   casos ciudadanos con altos ingresos y otras variables de condiciones de vida aparezcan en la base de datos del Sisbén por “imprecisiones o desactualización de la información y reciban subsidios sin tener derecho a estos”. También señaló que pasa lo contrario: que personas con puntajes bajos no los reciban “por los demás requisitos que definan los programas sociales”.

El Sisbén es el “Sistema de Identificación de Potenciales Beneficiarios de Programas Sociales que, a través de un puntaje, clasifica a la población de acuerdo con sus condiciones socioeconómicas”.

A partir de dicho puntaje, los entes del Ejecutivo, tanto del nivel nacional como local, seleccionan, dadas las partidas presupuestales con las que cuentan, a quiénes entregaran los subsidios y ayudas que brindan.

“El DNP había detectado inconsistencias en la información de siete de los mencionados congresistas, por lo cual su permanencia en la base de datos ha estado o está en verificación con el fin de establecer si la información reportada en la encuesta corresponde a la realidad”, anotó la entidad y agregó que, en esos casos, “los registros entran a verificación, se marcan en la base de datos y se dan a conocer a las entidades que utilizan el Sisbén como herramienta de focalización, dado que cada programa define las condiciones para el ingreso, permanencia o salida de las personas”.

Según el DNP, el primer caso revisado fue el del representante liberal Carlos Julio Bonilla, quien ingresó a la base de datos del Sisbén en septiembre de 2009 y registró 54,50 puntos. “Posteriormente se revisó y subió su puntaje a 64,20 como aparece actualmente”, dice la entidad. Agrega que, actualmente, están en revisión los casos de Hugo Angulo Viveros (49,24), Yenica Sugeing Acosta (56,14), Félix Alejandro Chica (33,79), Nilton Córdoba (28,53), César Augusto Ortiz (52,23) y Nevardo Eneiro Rincón (44,66).

Aclara que los otros siete congresistas mencionados (Mónica Liliana Valencia (75,84), Jorge Enrique Burgos (46,08), Flora Perdomo (60,59), León Óscar Camilo Cárdenas (58,17), Felipe Andrés Muñoz (56,86), Silvio José Carrasquilla (66,53) y Fredy Muñoz Lopera (78,0)) no tienen puntajes que los haga acreedores de subsidios o ayudas estatales.

 

“Aunque actualmente está vigente el Sisbén III, desde 2017 se vienen aplicando (después de 10 años) las encuestas del Sisbén IV que entrará en operación en 2020, lo que permitirá actualizar la base de datos, facilitar el ingreso a programas sociales y a la asignación de subsidios a la población más vulnerable”, señala el DNP.

Carlos Julio Bonilla Soto, representante a la Cámara por el Cauca, del Partido Liberal, aseguró que el tema ha sido mal presentado, pues estar incluido en la base del Sistema no implica el acceso a los programas. “El Sisbén es una forma de censo o registro nacional, al cual todo ciudadano puede estar vinculado sin importar su condición social. Lo escandaloso sería que recibiera algún beneficio del Estado, cosa que no es así. Además, estoy afiliado al Régimen Contributivo en Salud desde hace más de veinte años. A cualquiera le pueden haber hecho una encuesta en cualquier momento, parece que la mía fue por allá en el año 95, pero nunca buscando beneficios sociales”,señaló.

Según el congresista, las encuestas del Sisbén se han realizado mediante operativos y brigadas de tipo masivo, o sea mediante barrido, antes de 2011. Sin embargo, según las normas vigentes, es obligatorio hacer una nueva encuesta con una nueva metodología, establecida en el Decreto 441 de marzo de 2017, que además obliga a mantener la información actualizada, cruzando bases de datos con el Fosyga (manejado por el Ministerio de Salud), la Unidad de Gestión Pensional y Parafiscales (UGPP), el sector financiero y los ministerios de Educación, Trabajo y Vivienda, y entidades como Prosperidad Social, la Registraduría, Colpensiones y el IGAC, entre otras. “Es decir, ese cruce de datos se debió haber hecho con todas las entidades del Estado, lo que amplíaexponencialmente la información a la que el Sisbén tiene acceso”, agregó, Bonilla Soto.

Redacciòn