El Bolero está de luto con la muerte de Ricardo Fuentes

El reconocido cantante colombiano Ricardo Fuentes falleció este sábado a  la  edad  de 75 años de edad.

Fuentes vivía en el centro de   Pereira,desde hace varios años.

Cabe recordar que el artista de voz potente y melodiosa que lo hizo famoso cuando, ante miles de espectadores, cantaba ¿Cuánto te debo? o ¿De qué presumes?, entre muchas otras, se despidió de los escenario por causa de una neuropatía.

Durante su vida el artista recibió varios homenajes, entre ellos el del Teatro Los Fundadores de Manizales, que organizaron sus cantantes amigos y Produvisión, la productora de televisión que hace el programa El Despecho, para recoger fondos destinados a los gastos médicos.

Cuando recibió el aplauso de las cerca de mil personas que pagaron las boletas para contribuir con la causa y disfrutar el ‘show’ de Jhonny Rivera, El Charrito Negro y Luis Alberto Posada, hizo el intento de pararse y se sostuvo en sus frágiles piernas durante cuatro segundos.

Ricardo Mogollón Salguero, el nombre de Fuentes, nació en Tocaima (Cundinamarca) el primero de agosto de 1944, y desde niño tuvo claro que quería ser cantante. “La música nació conmigo”,contó.

La oportunidad de cantar por primera vez ante el público le llegó a los 16 años, cuando una orquesta de música tropical se presentó en La Mesa (Cundinamarca), donde vivía, y él, a cambio de regalarle una botella de aguardiante al director de la agrupación, pudo interpretar Negrura, el tema que inmortalizó Rolando La Serie, el recordado cantante de la Sonora Matancera. Tengo una pena en el alma/tengo una pena de amor… tararea Fuentes, con mucho esfuerzo, esa inolvidable canción.

El truco de regalarles una botella de guaro a los directores de las orquestas para que lo dejaran cantar, le funcionó varias veces, hasta que a los 19 años se fue para Bogotá con la ilusión de estudiar Ingeniería Mecánica. La falta de dinero enterró esa aspiración y comenzó a vender libros para sobrevivir.

El sueño de cantar permaneció intacto y comenzó a hacerlo realidad. En la capital del país consiguió una habitación en una discreta pensión donde se hospedaba también una bailarina de un sitio nocturno, Jeanette, La Exótica. Con ella hizo una buena amistad y compartió varias noches bohemias.

En una de esas noches le pidió a un grupo musical que se presentó que lo acompañara en algunas canciones. En esa ocasión ya no fue necesario regalar una botella de licor y dejó a Jeanette, que tenía poca ropa, con la boca abierta.

Tiempo después se fue para Ecuador con un amigo músico y vendedor de artesanías. Para entonces, otro músico lo convenció de ponerse el nombre artístico de Richard Renault. Allí, conoció al dueño de un bar, donde pudo cantar y compartir con cantantes y músicos ecuatorianos. En el vecino país el bolero es muy arraigado y su voz y estilo pegaron duro.

En una ocasión cantó en la entrega de reconocimientos a artistas de Ecuador por parte de Discos Fuentes, la famosa empresa discográfica de Medellín. El representante de esta lo escuchó y le propuso grabar un disco en Colombia.

Cuando en la capital antioqueña vio el aviso Discos Fuentes decidió cambiarse a Ricardo Fuentes. En la casa discográfica grabó inicialmente algunos boleros, acompañado por guitarras, que no gustaron, pero después grabó su más grande éxito: el álbum Por amor, una colección de boleros con la que se metió para siempre en el gusto musical de los colombianos.

En una de las paredes de su apartamento en el centro de Pereira cuelga el único disco de oro que se ganó Fuentes, y fue por las ventas de Por amor.

“Ricardo Fuentes encaja en la llamada música del recuerdo y aunque se dio a conocer por los boleros, su voz es muy dúctil y puede cantar tangos, salsa, ranchera; en ese sentido es parecido a Rodolfo Aicardi(fallecido en el 2007)”, comentó Óscar Guillermo Zapata.

Con Por amor como carta de presentación, Fuentes comenzó a recorrer escenarios del país. Vivió en Medellín, donde nació su único hijo, y Cali y en los 80’s se fue a vivir a Estados Unidos con su primera esposa.

Homenaje a Ricardo Fuentes, el bolesrista, que fue realizado en Pereira en el mes de octubre de 2014.

“Cuando conocí a Ricardo me sorprendió su humildad. Compartí escenario por primera vez con él en Chinchiná (Caldas)”, recuerda Jhonny Rivera, uno de sus mejores amigos y quien ha estado más pendiente de su salud.

El maestro Fuentes necesita ser sometido a un remplazo de caderas, artroplastia de cadera. La intervención en cada cadera cuesta 12 millones de pesos. Ya se recogió el dinero. “Debo esperar a estar más fuerte para que todo salga bien”, dice Fuentes con una gran sonrisa.

Redacciòn