Túnel de Oriente , orgullo de la  ingeniería y pujanza paisa

Este  15  de  agosto se  inaugura  el túnel  más  largo  de  Latinoamerica, el cual se  convierte a  a vez  en un símbolo de la tenacidad e  ingeniería  paisa

A las 3:00 p.m. de este jueves pasó la primera caravana de vehículos por el Túnel de Oriente, el cual se pone en funcionamiento después de cinco años de construcción.

El acto protocolario contó con la participación del presidente Iván Duque, las autoridades locales, líderes gremiales y dirigentes políticos.

Durante el primer mes, solo estará habilitado entre las 5:00 a.m. y las 9:00 p.m. La operación está restringida para motocicletas.

La obra fue construida por la concesión vial Túnel de Oriente, compuesta por 74 empresas, entre otras, AIA arquitectos e ingenieros asociados, El Cóndor, Topco y Estyma.

La conexión vial tiene 24 kilómetros, comprendidos por tres túneles, viaductos e intercambios viales. El complejo, que costó $1 billón, comienza en Medellín, en el sector Baltimore, en la doble calzada Las Palmas.

La tarifa para la categoría I (automóviles) será de $16.900 y la tarifa para la categoría II (vehículos con capacidad de carga hasta 3,4 toneladas) será de $21.000.

Entre los datos que dan cuenta de la megaobra que se inaugura este jueves se destaca una cifra: 3 millones de metros cúbicos de material que fueron extraídos para dar paso al túnel Santa Elena 1. Para el trabajo de extracción de ese volumen, equivalente al contenido de 90.000 contenedores de carga, y las posteriores adecuaciones al tubo, se emplearon más de 100 máquinas distintas.

Pero las cifras más destacadas no se quedan solo en materia inerte. Desde el componente humano, el hito se alcanzó en diciembre de 2018, cuando la obra tuvo su pico máximo de actividad, y fue el momento en el que intervinieron de manera simultánea 3.300 obreros, que hicieron posible llegar a la recta final de la intervención.

 

Además, se proyecta que gracias a los tiempos de desplazamiento que les ahorrará el túnel a los vehículos que se movilicen entre los valles de Aburrá y San Nicolás, se dejarán de emitir más de 11.000 toneladas de dióxido de carbono al año, lo que le dará un respiro a la calidad del aire de la región.

Redacciòn