Consternación en el Perú por suicidio del ex presidente Alan García

El expresidente de Perú Alan García ha muerto este miércoles tras pegarse un tiro en la cabeza cuando iba a ser detenido por la policía en el marco de las investigaciones por la trama de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

Su muerte fue confirmada por el presidente del país, Martín Vizcarra. “Consternado por el fallecimiento del expresidente Alan García. Envío mis condolencias a su familia y seres queridos”, escribió Vizcarra en Twitter.

García no era el único exmandatario peruano implicado en la trama local del caso Odebrecht; también han sido investigados Alejandro Toledo, Ollanta Humala y Pedro Pablo Kuczynski, este último detenido la semana pasada cautelarmente. Humala también ha pisado ya la cárcel.

Los policías trasladaron aún con vida a García, de 69 años, al hospital Casimiro Ulloa, a solo 600 metros de su domicilio y donde ingresó con un diagnóstico de herida de bala con entrada y salida en la cabeza.

Poco antes, a primera hora del miércoles, agentes de la División de Investigación de Delitos de Alta Complejidad debidamente identificados habían acudido a su vivienda, en el acomodado barrio limeño de Miraflores, para ejecutar la orden de arresto que pesaba contra él.

Tras ser informado de “la ejecución de la medida judicial” por los agentes y el fiscal Henry Amenábar, el político alegó que debía hacer una llamada de teléfono. García entró en su habitación, cerró la puerta y a los pocos minutos se oyó un disparo.

La policía forzó la puerta y halló al exmandatario malherido.“La intervención de la policía se ha ceñido a protocolos establecidos y apoyado en una diligencia judicial dictada por un juez en un caso emblemático como Lava Jato”, informó Carlos Morán, ministro del Interior.

El exmandatario, que presidió el Ejecutivo entre 1985 y 1990 y de 2006 a 2011, estaba siendo investigado por presuntos sobornos en la construcción del metro de Lima, proyecto en el que estaba involucrada la constructora brasileña Odebrecht, un gigante del sector.

La orden de detención cautelar de García durante 10 días —idéntica a la ejecutada la semana pasada contra el expresidente Kuczynski— había sido emitida por un juez a petición del equipo especial de la fiscalía para el caso Lava Jato.

Pero la investigación no solo alcanzaba al expresidente, sino a su círculo más cercano en su segundo Gobierno.

Enrique Cornejo, ministro de Transportes, ha sido detenido este miércoles; también están implicados el exsecretario de la Presidencia y ministro de la Producción al final de ese mandato, Luis Nava, y Miguel Atala Herrera, que fue vicepresidente de la estatal Petro Perú y recibió, presuntamente, pagos de Odebrecht por 1,3 millones de dólares en una cuenta en la Banca Privada D’Andorra. Las siguientes detenciones deberían ser las de los hijos de Nava y de Atala, que, supuestamente, también recibieron dinero de Odebrecht.

 

Redacciòn