Así  se  celebró  el  Domingo  de  Ramos  en  Puerto Tejada

Centenares  de creyentes se reunieron en las cuatro parroquias  de  Puerto Tejada  para acercarse a Jesús, conmemorar su llegada a Jerusalén y revivir la pasión por Cristo.

Los  fieles participaron de la  procesión de Ramos y la bendición de  los mismos  con santas  Eucaristías  en el que  se recordaron  con  la  liturgia y  homilía la   conmemoración  de la entrada triunfal de Jesús de Nazaret en Jerusalén, aclamado por la multitud, días antes de su pasión, muerte  y resurrección, según narran los cuatro evangelios canónicos.

Este  año  la  procesión se  inició  en  el  Barrio  Granada en donde  el Sacerdote  Diocesano  Francisco  Trujillo  Céspedes  invitó  a   la  comunidad  “no quedarse callada  ante  quienes equivocadamente quieren  imponer  la   violencia” al tiempo que exhortó  a  buscar  los  caminos  de  paz, reconciliación  y convivencia  en  esta  población  Nortecaucana.

El  religioso  explicó  que “La semana santa comienza con el Domingo de Ramos de la Pasión Señor, que une el triunfo de Cristo (aclamado como Mesías por los habitantes de Jerusalén y hoy en el rito de la procesión de las palmas por los católicos) y el anuncio de la pasión, con la proclamación de la narración litúrgica en la Misa. El color litúrgico del Domingo de Ramos es el rojo, debido a que se celebra la Pasión del Señor” anunció  a los fieles.

“Los ramos no son algo así como un talismán o un simple objeto bendito, sino el signo de la participación gozosa en el rito procesional, expresión de la fe de la Iglesia en Cristo, Mesías y Señor, que va hacia la muerte para la salvación de todos los hombres. Por eso, este domingo tiene un doble carácter, de gloria y de sufrimiento, que es lo propio del Misterio Pascual” sostuvo Trujillo Céspedes.

Una vez se bendijeron las palmas y ramos de olivo, comenzó la  emotiva procesión de ramos, procesión litúrgica  hacia  el Templo  Parroquial de La  Inmaculada  Concepción para  celebrar la  santa misa del Domingo de Ramos, y así entre vivas se rememoró  en  Puerto Tejada la entrada triunfal del Señor en la ciudad de Jerusalén tal y como lo relatan los Evangelios.

El Padre  Francisco en su homilía de  este  Domingo de  Ramos  manifestó  que “Las principales motivaciones para la vivencia de la fe deben estar encaminadas a permanecer en verdadero espíritu de penitencia, oración y fraternidad durante el tiempo en el que finaliza la Cuaresma y en especial durante esta semana Mayor que  comienza en este  Dominical”.

El sacerdote  igualmente  expresó  que la liturgia del Domingo de Ramos, junto con las del Triduo Pascual, forman las celebraciones principales del año. “El Domingo de Ramos tiene un doble significado, triunfo y pasión, ya que la liturgia de este domingo combina elementos de la celebración primitiva de la Iglesia de Roma (Misa de Pasión) con elementos de la celebración en Jerusalén en los primeros siglos del cristianismo (procesión de las palmas)” aclaró.

“Debemos ser actores del drama y la muerte para que el mundo renazca a una nueva vida de paz, amor y fraternidad”, es el mensaje que expuso el  párroco  a  los  fieles.

“No hay que mirar de lejos, como si la humanidad no se comprometiera. Tenemos la debilidad de  siempre estar a distancia, criticando todo pero no nos comprometemos con Cristo a ayudar a cambiar el mundo con nuestro aporte y generosidad para cambiar el mundo con la fuerza del bien”, amplió.

La Semana Santa 2019 inicia  así  en  Puerto Tejada con  una  invitación del  clero  con sentimientos de obediencia, humildad y amor, asumiendo el gran compromiso que Jesús adquirió con nosotros al morir en la cruz a pesar de su condición divina y aceptando su destino con humildad y certeza en el Dios Padre.

La invitación fue  también  a no permanecer como espectadores y criticar los acontecimientos del mundo desde lejos. “El compromiso como hijos de Dios es a ser actores y trasmitir la palabra”  resaltó  el  Padre  Francisco de  la  Inmaculada  Concepción.

En  los  Templos  Parroquiales de  Cristo Rey, La Medalla  Milagrosa  y Espíritu  Santo  igualmente  se  realizaron estas  ceremonias como  abrebocas  a la  celebración  de  la  Semana  Mayor  en donde  ya se  tienen previstas las  distintas  actividades  en este  tiempo de  reflexión  y recogimiento  espiritual.

Fotos: Gloria  Inés  López Orduy  – Gersaín  Sandoval

 

Redacciòn