Puerto Tejada celebró  emotivas  adoraciones  al Niño  Dios

El  Parque  principal  los  Fundadores   fue  el  escenario  de  unas  emotivas adoraciones al  Niño Dios, tradición Afronortecaucana de  gran  arraigo  popular y connotación  social de la región.

Con la  organización  de  la  Fundación  FUNFORPAZ   y el  patrocinio  del Ministerio de  Cultura, La  Alcaldía  Municipal y el Instituto Municipal de Cultura y Turismo  IMCYT,fue  posible  que  centenares  de  Portejadeños  pudieran  apreciar y  bailar  al ritmo de  la  fugas  y cantos en medio de una de  las  manifestaciones   religiosas que  se   hunden en las  raíces del pasado  lejano de  las tierras  Nortecaucanas.

Estas  fiestas -recordaron  los  animadores  de  esta  velada- se deben a que durante la época de la esclavitud los negros tenían que asistir a las celebraciones organizadas por los amos, y sólo podían dedicar algún tiempo a sus propias fiestas cuando había cesado en las haciendas toda festividad conmemorativa del nacimiento de Jesús en la Navidad.

Otros cuentan que las adoraciones coincidían en el pasado con épocas de cosecha, pues era durante aquellas cuando se disponía de dinero para celebrarlas con decoro. Quizás las dos explicaciones se fundamenten en la historia y tan sólo se refieran a momentos diferentes que por lo lejanos se confunden en los vericuetos de la memoria colectiva.

“En realidad, la tradición oral ilustra poco sobre el origen mismo de las adoraciones y únicamente nos dice que «vienen de muy atrás», transmitidas de generación en generación. Lo más probable, sin ·embargo, es que su génesis esté ligada a la historia de la hacienda esclavista Nortecaucana y a sus mecanismos de control social. Después, paulatinamente las adoraciones evolucionaron sobre todo durante el período en que el negro, una vez convertido en campesino libre, las apropió y transformó su versión original para legarlas al presente en una forma modificada y enriquecida”. Explicó la investigadora y  Pianista Eliana Portes.

De esta  manera  los  asistentes  a  esta presentación folclórica  de  la  tradición oral  pudieron ilustrarse  y conocer  un poco sobre el origen de  estas  tradicionales  adoraciones  al  Niño Dios  pues  en realidad los  propósitos de  esta   apuesta  cultural  tuvieron  además el  aprendizaje de  un pasado en la memoria  e  identidad  de la  cultura  Afronortecaucana.

Fotos: Gloria Inés  López  Orduy

 

Redacciòn