Planificación es  la  “Clave” para  Puerto Tejada

Con frecuencia se escucha decir que la inversión de los recursos del municipio y los que puedan conseguirse adicionalmente no deben invertirse en “obras de cemento”, sino en la gente. Pienso que este criterio es muy respetable pero discutible, si se plantea de manera tan tajante.

La verdad es que antes de emitir un juicio definitivo se debe recurrir a los argumentos que proporcionen los estudios y los análisis serios que se hagan sobre las necesidades reales y sus prioridades.

Aquí “la planificación es la clave”. Sí, solo una planificación participativa y prospectiva puede marcar el camino para una adecuada, eficaz y eficiente inversión.

La gran falla de nuestras administraciones locales ha estado en este aspecto, la planificación, lo que ha llevado a la improvisación y la realización de algunas obras que pueden terminar siendo eliminadas, modificadas o dejadas sin acabar por la administración siguiente, con el detrimento en los recursos que esto representa.

Para empezar a obtener resultados diferentes debemos empezar a realizar las cosas de manera diferente.

La sugerencia, respetuosa, para los aspirantes a la alcaldía de nuestro municipio es que se preocupen menos de constituir los tradicionales “comités de aplausos” y se ocupen de organizar un buen equipo de planificación que les proporcione un apoyo real en la proyección de su futura gestión.

Yo voy más allá, insistiendo en la idea de diseñar un proyecto único, planteo a los aspirantes que tienen una sincera idea de servicio a la comunidad, que se conforme un gran equipo de planificación pensando solo en Puerto Tejada, de tal manera que, independientemente de quien resulte triunfador en la contienda electoral, se asegure una excelente carta de navegación que nos permita iniciar un viaje con las mejores perspectivas de éxito.

Pensando en que será un viaje por etapas que deberá continuar a pesar de que cada cuatro años se tenga que cambiar de capitán de la nave y una gran parte de la tripulación. Eso sí, con la certeza que cada viaje represente el logro de unos objetivos previa y claramente definidos y acordados por todos los que hacemos parte del viaje.

Hacer esto no es fácil pues implica empezar a modificar algunos viejos paradigmas, pero si pensamos primero en Puerto Tejada, “ES POSIBLE”.

Por: Carlos  Arturo  Lasso Vásquez

 

 

Redacciòn