Qué sigue ahora tras las objeciones de Duque a la Ley Estatutaria de la JEP ?

El Presidente Iván Duque anunció este domingo que presentará al Congreso de la República un acto legislativo de reforma constitucional enfocado en tres aspectos de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), al considerar que es necesario para el país.

El Gobierno de Iván Duque decidió objetar seis artículos de la Ley Estatutaria de la  Justicia  especial  para  la  Paz   JEP y aseguró que con esto no busca desconocer el acuerdo de paz con las Farc, sino que quiere regresarlo a su esencia.

Así las cosas, lo que todo  el  mundo  se  pregunta  es : ¿qué pasará ahora tras la decisión del mandatario?

«El Congreso  analizará las objeciones en un nuevo debate en cada una de las cámaras»,  dijo  el  conocido   jurista  y agregó que el paso siguiente sería en la Corte Constitucional.

«Si el Congreso acepta las razones del Presidente y hace modificaciones, estas tendrían que ser estudiadas por la Corte Constitucional desde el aspecto netamente constitucional. La Corte tendría al respecto la última palabra», resaltó.

Pero ¿qué pasaría si el Congreso rechaza las objeciones presentadas por Duque? El experto respondió: «La decisión del Legislativo se impone al Ejecutivo y el presidente queda obligado a sancionar la ley».

Yepes también dejó claro que así la objeción haya sido parcial queda en suspenso la aplicación del resto de la Ley Estatutaria.

Aunque el plan nacional de desarrollo era hasta ahora el principal tema de discusión en el Congreso de la República, las objeciones presidenciales a la ley estatutaria de la JEP, se convirtió desde este domingo en el tema que generará mayor atención y profundas discusiones en las próximas semanas.

Las objeciones del presidente Iván Duque deben llegar esta misma semana al Congreso, en donde serán repartidas a cada plenaria, Senado y Cámara, en donde las mesas directivas tendrán que nombrar una comisión accidental, cada una. Lo ideal es que en estas comisiones estén los congresistas que fueron ponentes en su momento.

Cada comisión deberá entregar un informe a la plenaria recomendando a la misma si acoge o no las objeciones, y cada plenaria tendrá que votar de forma autónoma. Para que las objeciones sean rechazadas, se requiere mayoría absoluta en cada cámara.

De ser acogidas las objeciones, es decir, si se aceptan los reclamos de Duque, los cambios se discutirán en cada plenaria, más no irán nuevamente a discusión en comisiones. Una vez aprobado, el proyecto de Ley, se enviará al presidente para su firma.

Es posible también que una cámara apruebe las objeciones y otra las niegue. En ese caso, las objeciones quedarán negadasy la Ley se le enviará al presidente sin modificaciones para que la firme.

En este último escenario, el primer mandatario tendría una última opción: negarse a firmar la Ley, caso en el cual la norma tendría que ser sancionada por el presidente del Congreso, que actualmente es el miembro del Centro Democrático Ernesto Macías.

Aunque no es común que esto pase, ya se han dado algunas situaciones así. Por ejemplo la ley del Plan Nacional de Desarrollo del gobierno de Andrés Pastrana no fue firmado por el jefe del Estado, sino por la entonces presidente del Congreso, Nancy Patricia Gutiérrez.

 

También es claro que la discusión de las objeciones, sí las hay, se deberá dar en sesiones ordinarias, es decir, tendrá que esperar hasta después del 16 marzo, cuando cada mesa directiva designe la comisión accidental que las estudie y de su recomendación.

Eso significa que la discusión de las objeciones solo se dará después de abril, y coincidirá con el trámite del plan de desarrollo, que es de mayor urgencia, pues el Congreso solo tiene un plazo de tres meses para aprobarlo.

Las objeciones tendrán una amplia discusión, por lo que no sería extraño que la discusión llegue por lo menos hasta junio cuando terminan las sesiones ordinarias. Durante todo este tiempo la Ley Estatutaria no tendría efectos, pues solo entrará en vigencia después de que sea sancionada por el presidente.

Redacciòn