Guardia  indígena  detiene 8  disidentes  de  la Farc en  el Norte  del Cauca

En el curso del pasado martes, en medio de un puesto de control territorial instalado por la guardia indígena que hace presencia en zona rural de Corinto, Cauca, fueron capturados ocho presuntos disidentes de las Farc que operan en la región.

Explicó Floremiro Silva, coordinador de la Guardia Indígena, que estos disidentes agredieron a dos personas en aquel puesto, cuando embistieron con un vehículo a los indígenas que prestaban seguridad en la zona. Tras activarse el protocolo se seguridad, se detuvo la camioneta, en la que iban los presuntos disidentes.

“Estas personas fueron detenidas por la comunidad con todas sus prendas y armamento largo, los actores armados no respetan nuestra autoridad que tenemos en nuestros territorios”, explicó silva, haciendo un llamado a las autoridades para que incrementen la actividad en la zona.

Gracias a la reacción de la Guardia Indígena fueron capturados  estos ocho presuntos disidentes de las Farc, que habrían participado en el ataque a una comisión de las autoridades tradicionales en la vereda El Boquerón, entre Corinto y Toribío, Norte del Cauca.

El líder indígena y defensor de derechos humanos, Mauricio Capaz, señaló que los individuos fueron perseguidos luego que arrollaran en una camioneta a varios comuneros que hicieron señal de pare.

En medio de un operativo y persecución, los sujetos dispararon armas de fuego de largo alcance e hirieron a una mujer, quien fue trasladada a un centro asistencial de Tacueyó, en el municipio de Toribío, donde fue estabilizada.

Con integrantes de la Guardia de otros territorios, se logró la detención de los individuos, a quienes les incautaron armas de fuego tipo fusil, munición, material de guerra entre otros elementos.

Se informó desde la zona que los capturados serán presentados en una asamblea en la mañana de hoy miércoles 6 de febrero en el polideportivo del Resguardo de Tacueyó, donde serán escuchados, al igual que sus familias.

Luego, los asistentes los condenarán bajo sus usos y costumbres.

Las autoridades indígenas reportaron que cuando los sujetos ya habían sido puestos en custodia, fueron objeto de disparos de fusil, desde las zonas aledañas al sitio donde se encuentran concentrados.

Ante esto, pidieron el apoyo al Gobierno, instituciones y organizaciones defensoras de derechos humanos para que acompañen el proceso que ejecutarán bajo la Jurisdicción Especial Indígena y se garantice la seguridad de quienes están al frente de las diligencias.

Ahora, a lo que se exponen estos presuntos disidentes es a una audiencia pública bajo la justicia indígena, es decir, se definirá si estas personas son entregadas a otras autoridades civiles, o son castigadas bajo sus propias leyes. Además, se les hará la ceremonia conocida como “aplicación de remedios”.

Redacciòn