“Puerto Tejada un solo Combo” realizó jornada  de siembra  de  árboles

 

«A Puerto Tejada le faltan árboles», dice Juan Ernesto Montoya  Giraldo, mientras posa con un barretón  en los brazos y rodeado de compañeros y arbolitos  recién  planteados.

El colectivo  de  jóvenes  “Puerto Tejada un solo Combo” que  lidera  este  entusiasta  comerciante  realizó  al  sur  de  Puerto Tejada  sobre  la  zona  verde de este sector  una  jornada  en la que se sembró  varios  árboles  con la  esperanza que esta  población reverdezca.

“Estamos  acorralados  por el cemento y tenemos  una  falta  de respeto por el entorno  paisajístico y es por eso  que estamos invitando  a  los  habitantes de  este hermoso  municipio a  cuidar  de la  flora y cuidar  nuestra  vegetación”  asegura  Montoya  Giraldo.

“Este proyecto nos da las esperanzas de creer que todavía existen seres humanos que quieren hacer algo bueno por su ciudad. Podemos decir que no todo está perdido, pues plantar árboles es una forma de evitar quedarse cruzados de brazos”  insistió  el promotor  de esta  iniciativa.

La importancia del emprendimiento “Adopta un árbol”  propuesta  por estos  jóvenes de  Puerto Tejada  radica en el hecho de que incentiva a las nuevas generaciones a preocuparse por la naturaleza.

Lo más destacable es que no se trata del primer caso en que los jóvenes se ponen las pilas y deciden hacer algo noble por la sociedad; también podemos mencionar  proyectos de  algunas Instituciones  Educativas , La  Policía  Nacional  y la  Umata que también  han  adelantado este  tipo de  jornadas  ecológicas  en Puerto Tejada.

Muchas personas piensan que el encanto de una ciudad o un municipio se debe a la estampa de modernismo que ofrece, a través de sus edificios, autopistas, subterráneos y puentes. Sin embargo, vivir en una jungla de cemento no es sinónimo de tranquilidad, pues el calor es más sofocante, el tráfico produce dolor de cabeza y la polución sonora puede ponerte de muy mal humor.

En este sentido,  es  plausible  la  tarea  de  este  grupo  juvenil  y cívico   pues  un árbol  nos  ofrece la posibilidad de tomar un respiro bajo su sombra, en tanto que un río limpio puede darte esa sensación inexplicable de paz cuando se  escucha que el agua cristalina serpentea entre las piedras y aunque  tristemente  en el caso  de  Puerto Tejada  los  mayores  patrimonio  naturales  que se  tenían en  otrora como eran  sus  ríos  hoy  se  convirtieron prácticamente  en  cloacas  vale  la pena  reconocer  que  cuidar la naturaleza nos beneficia de muchas maneras y sería genial que nos diéramos cuenta de ello, tal como lo propone “Puerto Tejada un solo Combo”  .

 

Redacciòn