Por caso de interceptaciones ilegales capturan al General (r) Humberto Guatibonza

En las últimas horas, miembros del CTI de la Fiscalía capturaron en el norte de Bogotá al general en retiro Humberto Guatibonza, uno de los   oficiales más  destacados en los últimos  años en  la  Institución  policial   y quien es señalado por las autoridades de ser parte de una estructura que se dedicaba a realizar interceptaciones ilegales.

En ese sentido, la Fiscalía anunció que el exoficial debe responder por los delitos de concierto para delinquir, acceso abusivo a sistema informático, utilización ilícita de redes de comunicación, uso de software malicioso agravado y violación de datos personales.

El general fue detenido en el marco de las investigaciones que adelanta el ente acusador contra esta organización, que según las investigaciones tenía empresas fachada en Cali (Valle del Cauca) e Ipiales (Nariño).

En las indagaciones y allanamientos hechos durante el mes de agosto, la Fiscalía pudo establecer que una empresa ubicada en la localidad de Suba, al norte de la capital, sería parte de esta estructura y vincularía al general en retiro hoy capturado.

Por estos hechos, el mismo fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez, determinó llamar a interrogatorio al general en retiro de la Policía, sin embargo, tal diligencia no se cumplió debido a que el exoficial se presentó sin abogado.

Esta tarde también se confirmó la captura de Julián Villarraga, quien según la Fiscalía servía de intermediario en dicha organización con los operadores de celular.

Este hombre sería el encargado de recibir los abonados telefónicos, posterior a ello, los comparaba con las bases de datos y de esta manera confirmaba si la persona que interceptarían tenía el mismo número de teléfono.

En el caso puntual del general Guatibonza fue el coronel (r) del Ejército Nacional Jorge Humberto Salinas  ( De espalda camisa  azul) quien lo salpicó en la investigación.

Tres líneas de investigación tiene la Fiscalía en el escándalo de “chuzadas” y todas están reunidas en las 175 carpetas que se encontraron en los allanamientos y bases de datos de quienes se convirtieron en protagonistas.

La Fiscalía expuso en la imputación de cargos al general (r) Humberto Guatibonza los detalles de la investigación y como el listado de supuestos clientes y empresas se amplió, con diferentes necesidades.

Los investigadores aseguran que después de identificar todas las carpetas el trabajo que sigue es establecer si las “chuzadas” realmente ocurrieron o estafaron a sus clientes.

Explicaron qué clase de servicios se ofrecían desde la oficina de interceptaciones que al final resultó ser la unión de varias consultoras en temas de seguridad, una de ellas, la compañía que Guatibonza tenía en la localidad de Suba en Bogotá.

La Fiscalía insistió que una vez se confirmen las interceptaciones ilegales el paso siguiente es judicializar a quienes contrataron por esos servicios, los clientes y representantes de empresas que acudieron a las “chuzadas” como la forma de enterarse de los aspectos de su interés.

Redacciòn