Colombia sin Pekerman, remontó y venció 2-1 a Venezuela con agónico gol de Yimmy Chará.

 

Colombia derrotó el viernes 2-1 a Venezuela en un partido amistoso con el que las dos selecciones sudamericanas iniciaron su preparación para las eliminatorias al Mundial de Qatar 2022.

Venezuela abrió el marcador a los tres minutos por intermedio de Darwin Machís, quien recibió un centro desde la derecha y aprovechó una falla de la defensa de Colombia y cabeceó contra el piso el balón para vencer al arquero David Ospina.

Pese a estar abajo en el marcador, la selección cafetera asumió  en su  primer  examen  sin el  argentino  José  Pekerman, el control de la pelota y del partido, lo que le permitió llegar en repetidas oportunidades al arco del venezolano Wuilker Fariñez, pero sin concretar.

El guardameta de la vinotinto evitó la caída de su arco, incluido un tiro libre del volante Juan Fernando Quintero, con lo que se convirtió en la figura del partido.

La dinámica del partido no cambió en el segundo tiempo. Colombia mantuvo el control del partido, atacó permanentemente y Venezuela se defendió, esperó y jugó al contragolpe.

Fariñez ahogó el empate de la selección cafetera al sacar un balón en un mano a mano con el delantero Radamel Falcao García.

Sin embargo, Falcao convirtió el gol de la igualdad a los 55 minutos, al recibir en medio la pasiva defensa venezolana un pase de Carlos Bacca dentro del área y conectar un balón a ras del piso con pierna derecha.

Con el paso de los minutos Venezuela reaccionó, salió a atacar a Colombia que no renunció a su vocación ofensiva, aunque tuvo que tomar precauciones en la zaga y aumentar la marca en el medio campo.

El partido se abrió con oportunidades de lado y lado hasta que en el minuto 89 Yimmi Chará marcó el gol de la victoria para Colombia al empujar el balón al fondo de la red en medio de varios jugadores venezolanos que intentaban sacarlo debajo del arco.

Con la base del Mundial al comienzo y algunas caras nuevas al final, el partido frente a Venezuela ratificó que Colombia tiene buena materia prima para el técnico que llegue a la Selección. El 2-1 de anoche en Miami fue una anécdota y un buen resultado para la hoja de vida de Arturo Reyes, el técnico encargado. El martes será la segunda prueba, frente a Argentina.

 

Colombia arrancó con la estructura que quedó de Rusia 2018, en la que Reyes tapó únicamente los huecos del central zurdo con William Tesillo, que estuvo hasta último momento al borde de entrar a la lista de 23, y el del lateral izquierdo, pues no estaban ni Johan Mojica ni Farid Díaz. Tampoco, Frank Fabra. Ahí entró Cristian Borja.

 

Si bien no cambió muchos nombres, Reyes sí modificó en algo el funcionamiento del equipo al poner a Carlos Bacca como segundo delantero al lado de Radamel Falcao García. Y, detrás de ellos, un talentosísimo Juan Fernando Quintero, bien metido en el papel del líder del medio campo colombiano ante la ausencia de James Rodríguez.

 

El primer ataque con peligro que tuvo Venezuela terminó en gol, y muy temprano, a los tres minutos de juego: un pelotazo cruzado de Alexánder González se le pasó a toda la defensa colombiana, incluyendo a Juan Guillermo Cuadrado, que llegó a cerrar y terminó superado por la pelota. Detrás de él entró Darwin Machís, jugador del Udinese, para rematar y vencer a David Ospina.

 

No fueron fáciles los primeros minutos para Colombia. Venezuela le presionó la salida, como también lo hizo en su campo. Pero el equipo logró superar ese factor después de los primeros 15.

Santiago Arias se convirtió en un peligro para la defensa de Venezuela y cuando tuvo precisión hizo pasar trabajos a sus rivales, como en aquella jugada en la que mandó un centro en plena carrera para encontrar al otro lado, entrando al área por la izquierda, a Mateus Uribe, para rematar. Ahí apareció el mejor Wuilker Faríñez de los últimos tiempos, el mismo que ganó mucho prestigio en la eliminatoria pasada y también en muchos partidos con Millonarios, en especial en el primer semestre de este año.

 

No fue la única que salvó el portero venezolano en un primer tiempo en el que a Colombia le faltó precisión. A los 32 minutos anticipó a Cuadrado cuando este buscaba un globo que tiró Quintero al área, y luego brilló para atajar un cobro de tiro libre del mediocampista de River Plate. En esa primera mitad, no obstante todo lo bueno que hizo Quintero, ni Bacca ni Falcao entraban en la onda del equipo.

 

Con los mismos 11 jugadores de arranque en el segundo tiempo, Colombia encontró la vía para hacer importante a Falcao. A los 5, Faríñez le paró un mano a mano. Pero a los 10, el atacante del Mónaco tuvo revancha: recibió un pase de Bacca, enganchó dentro del área y remató de derecha. Un gol más para aumentar su cifra como el máximo artillero de la Selección en toda su historia.

 

Ya Colombia parecía más cómoda en el juego. Y, en el último cuarto del partido, Reyes comenzó a mover la nómina: el primero que entró fue otro mundialista, Luis Fernando Muriel. Y, luego, otro que venía del proceso de Pékerman, Yimmi Chará. En los 15 minutos finales entraron los nuevos: Sebastián Villa, Alfredo Morelos (que se comió un gol increíble, de frente al arco: le metió mal el pie al balón y se lo entregó a Faríñez) y Jorman Campuzano.

Con la sangre nueva, pero con uno de la vieja guardia, Colombia encontró el gol de la victoria, en el minuto 89, con un tanto de Chará tras una serie de rebotes, luego de una pelota que Villa tiró al centro del área. Ganar siempre será bueno. También lo es ratificar que hay con qué armar una buena Selección, con el técnico que llegue.

Redacciòn