Alvaro Uribe Vélez renuncia a su curul en el Senado por investigación de la CSJ

La Corte Suprema de Justicia llamó a indagatoria al expresidente y senador del Centro Democrático, Álvaro Uribe Vélez en medio de una investigación por un caso de supuestos falsos testigos en la que responderá por soborno y fraude procesal. 

Estos delitos habrían sido cometidos después de que la Corte decidió cerrar un proceso contra Iván Cepeda y, en su lugar, compulsar copias contra Uribe por supuestamente intentar manipular testimonios contra el senador del Polo. 

Así, la investigación que en su momento se inició por la manipulación de testigos contra Cepeda, y la que ahora se abre son procesos diferentes.

En el nuevo caso que se dio a conocer este miércoles se llama a indagatoria al expresidente porque supuestamente, según la Corte, tras la decisión en su contra en el caso Cepeda habría intentado nuevamente convencer a testigos para que se retractaran de sus afirmaciones.

Los hechos que investiga la Corte son posteriores al 16 de febrero. Ese día la Corte se abstuvo de abrir la investigación contra Cepeda y ordenó investigar a Uribe por los falsos testigos contra el senador del Polo. 

“Como reacción a esa providencia judicial y al parecer con su consentimiento, personas allegadas al expresidente Uribe habrían emprendido nuevos actos de manipulación de testigos”, afirmó la Corte.

Esto significa, según fuentes de la Corte, que después de que el alto tribunal se negó a investigar a Cepeda y compulsó copias contra el expresidente, Uribe habría buscado supuestamente a testigos en el caso para que se retractaran.

Por el caso de los falsos testigos contra Cepeda, la investigación apenas está en etapa preliminar y el alto tribunal aún no ha tomado ninguna decisión.

En este nuevo proceso, la Corte obtuvo interceptaciones de llamadas en las que se escuchan llamadas telefónicas entre el abogado Diego Javier Cadena Ramírez y la exfiscal Hilda Jeaneth Niño Farfán, exfuncionaria que “se habría comprometido a desprestigiar la investigación penal que se adelantó contra el señor Santiago Uribe Vélez”, dijo el alto tribunal.

La Fiscal Niño Farfán es la misma funcionara que está acusada porque habría intentado favorecer a exparamilitares para que no fueran extraditados a cambio de dinero.

Este proceso fue llevado por la Sala de Instrucción 2 de la Sala de Casación Penal, en la que se recaudaron pruebas que “la condujeron a abrir investigación formal contra los senadores Álvaro Uribe Vélez y Álvaro Hernán Prada Artunduaga”. 

Tras conocerse la decisión de la Corte, el senador Uribe aseguró que dejará su curul en el Congreso para adelantar su defensa.

 

“Me siento moralmente impedido para actuar como senador y al mismo tiempo, adelantar mi defensa. Por lo anterior renuncio al Senado de la República y pido se me acepte la renuncia”, afirmó Uribe.

Al renunciar a su cargo, los delitos por los que se le abre el proceso, según fuentes, serán investigados por la Fiscalía General. “Si él renuncia y se concluye que los delitos no están vinculados a la función como senador, esos delitos los investiga la Fiscalía”, explicó una fuente de la Corte.

Por eso, la Corte afirmó que para que la Fiscalía General de la Nación investigue esta situación, la Sala “le remitió copias de algunas interceptaciones de llamadas telefónicas sostenidas entre el abogado Cadena Ramírez y la exfiscal Niño Farfán”. 

Por  ello la Corte Suprema de Justicia tiene claros los dos pasos que siguen en los procesos contra el expresidente Álvaro Uribe por presunta manipulación de testigos.

En el primero, los tiempos empezarían a correr después de que se defina una fecha para la indagatoria con la que se vincula formalmente al expresidente en la investigación por presiones al exparamilitar Juan Guillermo Monsalve, y por las que podría ser responsable de los delitos de soborno y fraude procesal.

Luego de esa fecha, empiezan a contarse cinco días en los que se revisará su testimonio y las pruebas en su contra para determinar si es necesario imponer una medida de aseguramiento o no, es decir, privarlo de la libertad mientras se continúa el proceso.

En el segundo, que surge a raíz de la compulsa de copias contra el expresidente luego de determinarse que no había que investigar a Iván Cepeda por manipulación de testigos, sino a él, también se debe definir una fecha, pero será la de la versión libre que pidió el mismo Uribe y que aceptó la Corte para ir determinando el futuro de este caso.

Sin embargo, esos tiempos podrían quedar en el papel por la renuncia del expresidente Álvaro Uribe al Senado, pues una vez se acepte su renuncia en dicha corporación se entrará a evaluar la competencia de la Corte. Básicamente los magistrados examinarán si los delitos por los que es investigado tienen relación con su función como congresista, y si no es así la Fiscalía sería la que entraría a asumir la investigación.

La Corte Suprema aseguró que antes de presentarse a  la indagatoria, Uribe y Prada Artunduaga tendrán “oportunidad de conocer las pruebas que los comprometen. Y contarán con tiempo suficiente para preparar la defensa frente a los cargos que surgen en su contra”.

La Corte también dijo que en este proceso “se les respetarán, como corresponde en un Estado democrático y de derecho, todas las garantías que les asisten en su condición de procesados, y tendrán acompañamiento de la Procuraduría General de la Nación en la vigilancia del proceso”.

Redacciòn