Oradores del Sermón de las 7 palabras pidieron paz y convivencia para Puerto Tejada

El esperado y tradicional Sermón de  las  Siete Palabras este  Viernes Santo que fue pronunciado por  conocidas personas  de  la  vida  pública de  Puerto Tejada tuvieron este  año un hondo calado en su mensaje  de  reconciliación entre  los  habitantes  de  esta  población y su llamado a la tolerancia  en medio de  las diferencias.

En el Templo de Nuestra  Señora  de  la  Inmaculada  Concepción  se  realizó esta ceremonia, considerada  por  los  asistentes uno de los momentos más representativos de la Semana Santa, pues se enuncian y abordan las últimas frases pronunciadas por Jesucristo en la cruz antes de morir con mensajes  cargados de la  realidad que  vive  Puerto Tejada.

En diálogo con La  Suprema  91.8  FM,   el  padre   Ever  Claudio  Marín  García, Párroco de este  Templo, mencionó algunos de los principales objetivos y metas de la Iglesia para este año y el mensaje que  los   feligreses quisieron  llevar a la comunidad con el Sermón de las Siete Palabras.

“El principal objetivo estuvo en promover el perdón y fortalecerlo en la conciencia de los creyentes. Ofrecerlo como una ayuda desde la fe a la sociedad  Portejadeña, especialmente  en un llamado  a  los  dirigentes   y gobernantes, así  como a  la  juventud, aunque estuvieron  dirigidas  a  la  comunidad  en su  conjunto”, dijo  el Presbítero   Marín  García.

Otro de los aspectos que la Iglesia no quiso dejar pasar de agache esta Semana Santa es el fortalecimiento de la familia. “Puerto Tejada necesita recuperar el proyecto de amor entre hombre y mujer, el matrimonio y la construcción de familias, no más  hogares  disfuncionales, la  paz y buena   educación con los  comportamientos  sociales nace  en nuestras  corazones  y casas”. Sostuvo  la  docente   Alicia   Lasso.

“El perdón es gratuito, pero la reconciliación es concertada,la construcción de la paz  local  y la  convivencia entre   los  Portejadeños,será la gran fuerza y la oportunidad para un cambio estructural progresivo, con igualdad, que hará suyos los contenidos del desarrollo sostenible.”, afirmó la  contadora  pública  Rosa  Balanta  González.

“Esta palabra es salvadora, porque nos llega al fondo de la vida, porque toca y sana la existencia materialista que nos agobia. Vivimos en un mundo en el que ya no hay espacio para el espíritu. Obsesionados por el dinero permanecemos encerrados en los horizontes estrechos del materialismo. Ejemplos tenemos a granel, pero el que más salta es el de la educación. Educar a un niño, un joven o una señorita no es ya formar un honesto ciudadano, ni un padre o madre de familia cristianos, ni una persona con valores cívicos o religiosos. Los aspectos éticos o morales poco cuentan”  manifestó  la  Hermana  de  la Caridad , la Vicentina  Sor Dora  Isabel   Soto.

“Hasta la educación física y la recreación superan en importancia a la educación moral y religiosa, que algunos educadores han desterrado. Y dentro de este abandono la más perjudicada es la familia: hogares sin Dios, sin la santa misa dominical, sin oración. Pobres hogares, vacíos de espíritu, caricaturas de una verdadera familia. Qué se puede esperar de la fidelidad de los esposos o de la obediencia de los hijos, en Puerto Tejada necesitamos  reconciliarnos  y que  nuestra  juventud  especialmente  cambie su rumbo  equivocado que tanta  violencia  ha  generado de  manera   irresponsable”. Señaló la Profesora Mariela Banguero.

Las siete palabras que Cristo pronunció antes de morir, conocidas como el Sermón de las  Siete palabras del viernes Santo,  fueron aterrizadas  por  el  Padre  Ever  Claudio  Marín García   y  los  fieles que  las  pronunciaron  a la vida municipal y  local de  Puerto  Tejada.

En esta ocasión, los  siete  oradores  interpretaron las palabras de Jesús en la cruz y reflexionaron sobre la violencia  urbana  de  las  pandillas   juveniles, el perdón, el microtráfico, los  vicios hedonistas  y  sobre  todo  la necesidad de llevar una vida basada en los valores y la espiritualidad.

“A Dios le agrada más la obediencia que los sacrificios. Muchos se proponen conseguir títulos, ganancias altas; otros, ser los mejores deportistas, artistas o profesionales, y entidades públicas y privadas reconocen el esfuerzo para alcanzar sus metas. Jesús no tuvo más meta que hacer la voluntad de Dios Padre. ”, relató  Ever  Vásquez  Peña.

El  mandatario  de  los  Portejadeños   Tobías   Balanta  Murillo   en  su  intervención  señaló que “Es tiempo de unidad para superar los retos y sacar adelante a nuestro municipio, con el trabajo conjunto entre sociedad y gobierno. Porque Puerto Tejada recupere el sentido de pertenencia, de   civismo y de unión para enfrentar con éxito los desafíos, apoyados en la inteligencia colectiva”  Dijo.

Este año, en El Sermón de las Siete Palabras en el Templo  Parroquial de  la  Inmaculada  Concepción ,  quiso hacer fuerte énfasis en el tema de la misericordia – en sintonía con crisis  social que  se  vive en esta  población– y en el contexto de búsqueda de la paz  y  la  convivencia en esta  población, teniendo presente los elementos de perdón, reconciliación y paz.

Fotos:  Milena  Cuellar – Gloria  Inés  López  Orduy