En La Milagrosa de Puerto Tejada se ofreció Misa de Unción por los enfermos   y la  caridad

Como cada año en este tiempo de  Semana Mayor,  El  Templo Parroquial de Nuestra  Señora  de  la  Medalla  Milagrosa celebra la   Pascua del enfermo, por eso, este Jueves Santo 29 de  Marzo ,   se llevó  a   cabo  la Eucaristía de Unción de enfermos  en  horas  de  la mañana , y a continuación, se  compartió   la merienda  con los ancianos  de La  Fundación El  Refugio  así  como algunos   adultos  mayores del  oriente  Portejadeño.

“Con la sagrada unción de los enfermos y con la oración de los presbíteros, toda la Iglesia entera encomienda a los enfermos al Señor sufriente y glorificado para que los alivie y los salve. Incluso los anima a unirse libremente a la pasión y muerte de Cristo; y contribuir, así, al bien del Pueblo de Dios” , expresó  el  Padre  Diocesano  Gustavo  Aguilar.

El  Párroco  ante  los  fieles   congregados  señaló  que “ La enfermedad y el sufrimiento se han contado siempre entre los problemas más graves que aquejan la vida humana. En la enfermedad, el hombre experimenta su impotencia, sus límites y su finitud. Toda enfermedad puede hacernos entrever la muerte. La enfermedad puede conducir a la angustia, al repliegue sobre sí mismo, a veces incluso a la desesperación y a la rebelión contra Dios. Puede también hacer a la persona más madura, ayudarla a discernir en su vida lo que no es esencial para volverse hacia lo que lo es. Con mucha frecuencia, la enfermedad empuja a una búsqueda de Dios, un retorno a Él”.

El Jueves Santo es una fiesta cristiana que se celebra el jueves anterior al Domingo de Resurrección, dentro de la Semana Santa, y que abre el Triduo Pascual. En este día la Iglesia católica conmemora la institución de la Eucaristía en la Última Cena y el lavatorio de los pies realizado por Jesús.

El  sacerdote de  la  Parroquia  de  La  Medalla  Milagrosa  que servir  a  los  barrios  y sectores  rurales  del  oriente  de   Puerto Tejada manifestó  que  “Pascua es lo nuevo permanente de Dios entre los hombres, Jueves Santo es lo eterno actual del amor de Dios hecho gesto humilde de servicio y entrega. La Iglesia cree y confiesa que, entre los siete sacramentos, existe un sacramento especialmente destinado a reconfortar a los atribulados por la enfermedad: la Unción de los enfermos”.

El padre  Gustavo  Aguilar   aclaró  que  La Unción de los enfermos “no es un sacramento sólo para aquellos que están a punto de morir. Por eso, se considera tiempo oportuno para recibirlo cuando el fiel empieza a estar en peligro de muerte por enfermedad o vejez”.

Durante  la  homilía  de Jueves  Santos  el  religioso recordó  a  los  fieles que “La caridad es la virtud que da sentido a todas las demás virtudes. Es la forma, el fundamento, la raíz y la madre de todas las demás virtudes. Sin caridad no hay virtudes auténticas”.

Aguilar  Nañez,  dijo además  que la caridad “Es la virtud que nos conduce a amar a los demás hombres sin excepción como a nosotros mismos, buscando de manera habitual el bien de pensamiento, actitudes, palabras y acciones, traduciéndolo en acciones concretas de servicio a los demás. La caridad es el centro, la esencia y la perfección de cualquier vida cristiana, ya que en la práctica de la caridad se condensan todas las enseñanzas de Jesucristo”.

Fotos: Gloria  Inés  López  Orduy