La Realpolitik en Cauca: Cámara de Representantes

 

Las cuatro curules anheladas, deseadas por muchos, solamente son alcanzables  en las  urnas por los políticos con segmentos electorales claros, con estructuras sólidas y convincentes.

Después de realizar la primera entrega de un análisis en este portal, me he dedicado a emitir una postura analítica, con un sustento electoral, sobre la situación política del Departamento del Cauca en materia de Cámara de Representantes.

En diciembre de 2017, se inscribieron 36 aspirantes a la cámara baja por el Cauca, pretendiendo llegar a copar las 4 curules que están establecidas para el Departamento.

En ese orden de ideas, los partidos que tienen el poder en cámara, que, a mi parecer, poseen el gran chance de quedarse con los espacios, y cuando hablo de estos partidos, me refiero al Partido Liberal y al Partido de la U, porque el Verde, a mi juicio, no tiene candidatos fuertes para mantener su silla en 2018.

Así pues, el panorama es muy claro, encontramos a los candidatos por el Partido Liberal Carlos Julio Bonilla Soto, quien es oriundo del Norte del Cauca, ex alcalde de Santander de Quilichao y líder social que sin duda, se mantendrá en la Cámara.

Se percibe en los municipios del norte un optimismo y desde mi punto de vista, obtendrá una votación de más de 32.000 votos, repartidos en orden: Norte, Popayán (Zona Centro, Sur, Pacífico y Oriente.

Por su parte, su compañero de silla y partido, Crisanto Pisso Mazabuel se mantendrá en segundo lugar de votación, fortaleciendo la lista del Partido Liberal. Pisso tiene apoyos en la zona centro y sur del Departamento de donde es oriundo. Se puede decir que el Representante rojo obtendrá más de 29.000 votos, siendo una de las candidaturas más votadas junto a la de Bonilla Soto.

Estos dos resultados de los actuales congresistas, sumándole los votos de partido (L), podrían instalar a una tercer candidata procedente de Bolívar, Sur del Cauca, quien fue representante a la cámara en periodos pasados: Gema López de Joaquí. La profesora tiene la posibilidad grande de lograr una silla con los votos del sur, el segmento de las mujeres y los profesores. Es la primera vez en mucho tiempo que los rojos tienen la real posibilidad de lograr los 3 escaños en la cámara baja.

 Por los lados del Partido de la U, otrora partido sólido en la época del alborozo del iragorrismo y el fabianismo, encontramos un canibalismo político extremo. Cuatro candidatos se disputan entre una y dos curules para la Cámara. Encontramos en su orden a Jhon Jairo Cárdenas Morán, procedente del Valle del Cauca, quien en su momento, heredó la curul en la cámara a raíz del sensible fallecimiento del exalcalde de Popayán y congresista Felipe Fabián Orozco Vivas.
Cárdenas pretendió quedarse con la estructura del fabianismo, pretendiendo mantener el poder y persistiendo en su apuesta por consolidar poder. En estas elecciones pone nuevamente su nombre en consideración pese a múltiples dificultades para seguir en la cámara baja. Cárdenas fue golpeado y vituperado por el senador y médico Valluno RoyBarreras, quien lo abandonó en su aspiración y decidió apoyar a los otros dos “barones” de la U en Cauca. Tiene una gran posibilidad de ser congresista de nuevo, la credencial lo ayuda y quizás la burocracia que posee en diversas instituciones de orden regional, puedan catapurtarlo a Bogotá, otra vez.
 

Por los lados del iragorrismo puro y duro, y el “barrerismo”, encontramos a dos candidatos que se atacan entre sí. Faber Muñoz, exmilitante del M19, quien infructuosamente se ha lanzado a la cámara con resultados desafortunados. Faber, es el enemigo número 1 de Cárdenas, quien lo acusa de crear montajes y guerra sucia para ensuciar su campaña.

Faber Muñoz tiene una presencia sustancial en los municipios y eso lo podemos evidenciar en la exagerada publicidad que ronda en los territorios del Cauca haciendo hincapié en Popayán. Aspira a tener más de 20.000 votos, y apuntándole al mismo nicho electoral del Representante Cárdenas. A lo anterior se debe la guerra sistemática, están peleando por los mismos votos.

Finalmente, Carlos Felipe Muñoz Bolaños, quien participa de nuevo a un cargo de elección popular después de su aspiración a la Gobernación del Cauca. Muñoz fue derrotado y decidió solicitarle un espacio al Partido de la U para ser uno de los candidatos a cámara con una fortaleza en Popayán, su ciudad natal. Sin embargo, como lo están haciendo Cárdenas y Faber, se están destrozando, lanzándose ataques entre las tres campañas, ataques sin piedad que pretenden acabar con sus campañas.

Por los lados de los verdes, no hay barones electorales que jalonen votos de estructura. Aspiran jóvenes y personalidades alternativas que si bien tienen propuestas y su apuestas de la lucha contra la corrupción, no les alcanzará para obtener una curul. Es una lista frágil que le impide establecer una silla en cámara. Asimismo, hay candidatos que tienen propuestas irrealizables, provenientes de la emoción, y que no son aterrizadas. Esto, a mi juicio es bastante irresponsable, dado que desde el legislativo es imposible hacer diversas acciones que le corresponden solo al ejecutivo.

El campesinado y los movimientos indígenas están fragmentados. Eso, les permite a los partidos que detentan poder, socavar aspiraciones de este segmento electoral. El Mira se le dificulta llegar al umbral, aunque su trabajo en terreno y su fortaleza a raíz del fallo de la corte para restituir a sus senadores, le dan un impulso moral a su campaña. El Polo, de manera frágil, no pasará el umbral y será bastante golpeado el 11 de marzo.

Finalmente, por el lado de la derecha, encontramos a dos partidos que no han logrado cuajar en el Cauca. En principio es un imperativo hablar de la tibieza y candidez del Partido Conservador, que a mi juicio, tampoco pasarán el umbral.

Tienen candidatos que no son fuertes electoralmente; Ramiro Navia a quien le reclaman el estado de Serviaseo en Popayán, Juan Miguel Angulo quien tiene posiciones radicales frente a diversos temas polémicos  de orden nacional que no le permiten articularse a la realidad política del Cauca, y Guido Saúl Córdoba que, se siente en la opinión pública como un hombre que ha logrado captar una serie de votos duros, especialmente del Alcalde de la anterior administración payanesa.

Por los lados del Centro Democrático hay candidatos que no logran emular a su líder político Álvaro Uribe Vélez. Cuando me refiero a emular, es tener un discurso definido y un posicionamiento de imagen que genere credibilidad. Los candidatos del CD son: Samuel Guzmán, Alejandro Constaín, Norbey Ortiz y Mauricio Muñoz. Ninguno de los anteriores tiene la posibilidad de conquistar una silla en la cámara, sin embargo, se percibe que el trabajo de Constain y a raíz de la incidencia de su familia en la política tradicional, puede jalonar más de 9.000 votos, muchos provenientes de la ciudad de Popayán, quien no tiene representación en la Cámara de Representantes.

Por: Rubén  Darío Erazo

Politólogo  Pontificia Universidad  Javeriana de Cali

Fotos: Campañas Candidatos

Redacciòn