Controlado brote de Bacteria en Cali, aseguró Salud del Valle

 

Ante la alerta que generó la Secretaría de Salud Departamental por el brote de una bacteria en los servicios de hemodiálisis de la clínica Davita SAS, médicos expertos en el tema señalan que se trata de un fenómeno intrahospitalario y es poco probable que afecte a la comunidad en general.

La situación fue puesta en conocimiento, ayer, por parte de la Gobernación del Valle, tras anunciar la CLAUSURA  TEMPORAL de los servicios en las dos sedes del centro médico involucrado, como medida preventiva.

“Hay relacionados 700 pacientes, de los cuales 131 están sintomáticos, 62 de ellos tienen contaminación por una bacteria que se llama la Ralstonia Picketti, es una bacteria que tiene tratamiento, ha obligado a la hospitalización de 14 pacientes, que están siendo manejados por sus EPS y que están en este momento en condiciones estables”, dijo María Cristina Lesmes, secretaria de Salud del Valle y gobernadora encargada.

La funcionaria indicó que también hay dos fallecimientos relacionados en investigación, que se registraron el pasado 22 de diciembre y el 3 de enero. Asimismo, aclaró que por ahora se desconoce la fuente de contaminación de la bacteria y descartó que se contagie de persona a persona. Los afectados son pacientes con daño renal.

“Tiene una fuente de contagio a través de algo que no sabemos que es, pero está directamente relacionado con el catéter (sonda que se le coloca a los pacientes para realizar la diálisis)… podría estar en el plástico, en alguno de los insumos que se manejan”, expresó Lesmes.

Al respecto, Cristian Pallares, coordinador del Comité de Infecciones del centro médico Imbanaco, explicó que la Ralstonia es una bacteria que en personas que no estén gravemente enfermas no genera ningún daño.

“Esta bacteria generalmente suele contaminar líquidos o soluciones como es el caso de las soluciones de hemodiálisis, la Ralstonia es muy pequeña y puede pasar muchos de los filtros que se usan para esterilizar estos líquidos”, indicó Pallares.

El médico añadió que esta bacteria comúnmente vive en lagos, ríos y suelos, y no tiene capacidad suficiente para infectar a nivel comunitario.

“Es importante hacerle entender a la comunidad que es un fenómeno intrahospitalario para que la gente no vaya a entrar en pánico, hasta el momento hay dos instituciones que han hecho ese reporte de los pacientes, el resto de instituciones no hemos tenido casos propios, lo que sí es importante es mirar los lotes de los insumos para la hemodiálisis”, agregó Pallares.

A su vez, Claudia Cuadros, médica epidemióloga, voluntaria de la Cruz Roja, manifestó que el desafío grande frente a esta situación es identificar rápidamente cuál es la fuente que está contaminando para poder cortar la cadena de transmisión. Igualmente, añadió que la atención de los pacientes debe ser inmediata para evitar complicaciones.

“Si el paciente está mal hay que hospitalizarlo, si tiene signos de sepsis, es decir de una infección sistémica, hay que trasladarlo a una unidad de cuidados intensivos porque un paciente inmunocomprometido (con bajas defensas) puede fallecer. El tratamiento es con antibióticos”, afirmó Cuadros y también recalcó que “se debe evitar el pánico y no pensar que esto es algo que se pueda generalizar”.

Los síntomas que genera la bacteria están relacionados con fiebre, escalofrío y malestar general.

Medidas preventivas

Además de la clausura de los servicios de hemodiálisis en la clínica Davita, la Secretaría de Salud Departamental anunció que los pacientes sintomáticos fueron aislados para su atención en una de las sedes de la clínica y el resto serán reubicados y sometidos a seguimientos rigurosos para descartar la infección.

“Este caso es la primera vez que se presenta en las unidades, no tenemos en este instante en otro lugar del país, por eso se está manejando directamente con el Instituto Nacional de Salud, INS, y con el acompañamiento del Ministerio de Salud”, afirmó Lesmes.

La funcionaria anunció que hoy estarán los entes del Gobierno Nacional en la ciudad, para hacer personalmente la revisión de los casos.

Reporte tardío

La clínica Davita presta sus servicios a 707 pacientes de ocho EPS, tanto del régimen contributivo como subsidiado. “Tenemos a la Policía, Inpec, Coosalud, Nueva EPS, Mallamas”, dijo la secretaría de Salud del Valle, María Cristina Lesmes.

Según la Secretaría de Salud Departamental, desde el pasado 11 de diciembre la clínica Davita detectó la bacteria pero la situación fue reportada el 20 del mismo mes. “Esa es una razón de proceso administrativo para ellos porque la información debió ser inmediata”, añadió la secretaria.