Santa Fe vs. Millos: día de llanto y festejo en El Campín

El clásico entre Santa Fe, del uruguayo Gregorio Pérez, y Millonarios, al mando del argentino Miguel Ángel Russo, definirá hoy, desde las 7:00 p.m. en Bogotá, el campeón de la Liga Águila-2 en la primera final entre ambos en torneos cortos (desde 2002).

Millonarios se aferra al triunfo 1-0 de la ida para terminar de tallar lo que sería su estrella 15, en tanto que Santa Fe confía en remontar y conseguir su décimo título.

El club cardenal contará con el apoyo de más de 30.000 hinchas en El Campín para hacerle sentir a Millonarios que ellos son los locales. El estratega uruguayo tiene como reto lograr que su equipo rompa la defensa azul liderada por el uruguayo Matías de los Santos y el capitán Andrés Cadavid.

El técnico Pérez aseguró que en la ida su elenco no estuvo bien con la pelota y que eso lo aprovechó el rival, por la cual buscará en la vuelta mayor posesión y evitar el juego largo y los pelotazos.

Otra de las claves estará en lo que pueda hacer el extremo Ánderson Plata, que en los contraataques deberá aprovechar su velocidad para hacerle daño a la zaga embajadora.

Así mismo, los cardenales tendrán que hacer gala de su buen trabajo de defensivo, han recibido 13 tantos en 25 juegos disputados, para evitar que sus rivales los sorprendan.

Millonarios, por su parte, buscará mantener la ventaja de la ida con el gol de De los Santos para obtener su primer título en cinco años y jugar la fase de grupos de la Copa Libertadores de 2018.

El equipo que dirige Russo llega al juego de vuelta con un invicto de 13 jornadas, producto de nueve victorias y cuatro empates. El último encuentro que perdió fue ante Atlético Nacional el 16 de septiembre.

El técnico argentino mantendría la nómina que venció a Santa Fe en el primer duelo y que tiene como baluartes a Cadavid, al centrocampista John Duque y al goleador Ayron del Valle.

En este juego, Del Valle buscará su gol número 12 en el campeonato, que le permitiría acabar como máximo goleador, una más que Carmelo Valencia de La Equidad, Yimmi Chará de Junior y Dayro Moreno de Atlético Nacional, que ya no están en competencia porque sus equipos fueron eliminados de esta fase.

El ganador del título entrará a la fase de grupos de la Copa Libertadores, mientras que el perdedor disputará las rondas preliminares.

 

 El árbitro del partido de vuelta de la gran final del fútbol profesional colombiano es Wílmar Roldán, quien nació en Amalfi (Antioquia) y tiene 37 años, de los cuales nueve los ha dedicado al arbitraje internacional.

Esta será la séptima final que pitará en la Liga colombiana, lo que deja claro que es un árbitro experto en este tipo de partidos donde se juegan títulos. Dirigió su primera final de Liga en el 2008, en el partido de ida entre Chicó y América; en el 2010 juzgó los partidos finales de vuelta del torneo apertura y del clausura: el primero Junior-Equidad y el segundo Once Caldas-Tolima; en 2011 dirigió el encuentro de vuelta entre Junior y Once Caldas; en 2012 fue el juez de la victoria de Santa Fe sobre el Pasto, que significó la estrella 7 cardenal; y en el 2016 el juego final entre Santa Fe y Tolima, también en la vuelta y también coronó al cuadro albirrojo.

En cuanto a clásicos capitalinos, Roldán Pérez también tiene mucha experiencia en estos juegos, pues ha pitado 8 derbis en total. El saldo es de 3 triunfos de Santa Fe, 3 empates y dos victorias de Millonarios. Como a todos los árbitros le ha ido en unos juegos bien y en otros mal, a veces por infortunadas actuaciones individuales y en otras con fallos de sus colaboradores.