¡Vamos a Rusia! ¡Gracias eternas Colombia!!!!

Con goles de James Rodríguez y Paolo Guerrero, cafeteros e incas igualaron en el estadio Nacional de Lima 1-1. la tricolor llegó a 27 puntos y avanzó a su sexto Mundial en la historia.

Los jugadores de la Selección de Colombia celebran el gol de James. AFP

El sufrimiento acompañó a Colombia hasta el final. Los fantasmas del partido de Paraguay regresaron en el momento en el que Paolo Guerrero anotó el gol al minuto 75, pero se supieron afrontar.

Los dirigidos por Pékerman se plantaron bien, contuvieron al seleccionado inca y cuando el árbitro central Sandro Ricci pitó el final del encuentro la ilusión, la alegría y la algarabía se tomaron el estadio Nacional de Lima.

 

En ese momento poco interesaba el resultado 1-1, lo único que importaba era que Colombia se clasificaba al Mundial de Rusia, el sexto en su historia. La generación de Falcao, James, Ospina, Arias y Cuadrado lo volvió a hacer. Pusieron el país de cabeza el jueves y este martes lo llevaron al cielo.

“Sufrimos mucho, no fue un partido fácil. Pero logramos rehacernos del resultado adverso en Barranquilla y clasificamos“, dijo Radamel Falcao, quien retomó frente a Venezuela la titularidad en el seleccionado nacional. Fue clave contra Brasil y marcó el tanto que abrió el marcador en Barranquilla frente a Paraguay. Con él los delanteros regresaron al gol en Colombia.

Se acabó la sequía. Hace cuatro años fue la figura y llevó al seleccionado nacional al Mundial. Ahora cuenta con un compañero de aventuras que James Rodríguez. Su compañero fiel, el que lo conoce de esas épocas brillantes en Porto y Mónaco.

Cuando los partidos exigen garra, alma y corazón, aparecen los jugadores de experiencia para cortar el juego del rival. Controlarlos desde la primera línea de juego. Evitar que se junten los jugadores habilidosos y creen peligro sobre la portería.

Eso hizo Colombia en el primer tiempo corto las sociedades de Perú. Dávinson Sánchez controló a Paolo Guerrero, Cristian Cueva no pudo juntarse con André Carrillo, quien fue bien contenido por Frank Fabra y James Rodríguez.

Los incas sufrieron el primer tiempo, tuvieron la posesión del balón, pero la táctica colombiana obligó a que ese control no sirviera. Se hizo de lado a lado en la zona defensiva, con los defensores siempre levantando la cabeza buscando un espacio, pero al ver la muralla amarilla optaban por lanzar un pelotazo dividido, para que Guerrero intentara bajar el esférico y crear opciones cerca a la portería de David Ospina. Sin embargo, la única aproximación de los peruanos fue a los 39 minutos. Centro de Carrillo y cabezazo desviado de Guerrero. 

La dicha del gol de James, en un momento crucial, fue un bálsamo que infortunadamente no acabaría con la angustia pues un tiro libre, tras falta de Fabra, le abrió a Guerrero la opción del gol. Fue una jugada polémica pues terminó siendo la mano de Ospina, que rozó el remate, la que validó el gol.

Y otra vez a sufrir, pero ya con la tranquilidad de saber que perdía Chile contra Brasil y eso dejaba a Colombia en la cuarta casilla de la tabla de posiciones.

Se iría James, molesto. Llegaría Chará. El reloj se detenía, podemos jurar que se detenía. Que manera de sufrir. Que manera.

Y valía la pena. Porque Colombia está en el Mundiald e Rusia y mañana ya no recordaremos este temblor. ¡VAmos a Rusia! ¡Gracias eternas Colombia!!!!