VII Congreso Liberal buscará estrategias para regresar al poder

Se instala el VII Congreso Liberal, máxima autoridad del Partido, y al que asisten delegados elegidos en todas las regiones de Colombia.

El Partido Liberal llega este jueves a su congreso con la decisión de emprender su marcha hacia el poder en 2018, dejando algunas lesionados en sus propias filas.

Los precandidatos Humberto de la Calle, Juan Fernando Cristo y Luis Fernando Velasco, principalmente con el respaldo de las directivas de su partido, sellaron la decisión de someterse a una consulta interna este 19 de noviembre para escoger el candidato único a la Presidencia, quien luego intentará ir en busca de una gran coalición con otras fuerzas.

 Juan Fernando Cristo, que tiene  aparentemente el apoyo de las mayorías parlamentarias de su partido, y Humberto de la Calle, que ostenta el título de haber liderado el proceso de paz con las Farc y de tener aceptación favorable  en muchos sectores  de  opinión, serán los principales protagonistas de esta contienda interna.

Este miércoles pasado, de hecho, De la Calle y Cristo coincidieron en un encuentro del liberalismo con pensionados, donde se comprometieron a respetar los resultados de la consulta del 19 de noviembre y a realizar una campaña sin ataques personales.

El senador Luis Fernando Velasco será el tercer competidor en esta carrera por la candidatura liberal junto a Juan Manuel Galán  y Edison Delgado Ruiz.

Ad portas  del Congreso del Partido Liberal, los cinco precandidatos presidenciales aún en contienda, acordaron el mecanismo de la consulta popular para escoger al candidato único, y la fecha para adelantarla, el próximo 19 de noviembre.

Humberto de la Calle, Juan Fernando Cristo, Juan Manuel Galán, Luis Fernando Velasco, y Edinson Delgado, los cinco precandidatos, se reunieron en el apartamento de Horacio Serpa, jefe del Partido Liberal, y decidieron llegar con esa postura al Congreso del partido, donde se tendrá que aprobar la consulta.

 

El mecanismo de selección del candidato había sido motivo de discordia entre los precandidatos. De un lado Humberto de la Calle le había pedido al Partido escoger el candidato en noviembre con el argumento de que sería un suicidio que el partido llegara al mes de marzo dividido en cinco opciones.

El senador Juan Manuel Galán defendía la tesis de que coincidiendo con las elecciones parlamentarias la consulta tendría mayor participación. Juan Fernando Cristo también defendió la consulta, consideraba que sería mejor en marzo, pero aceptaría que fueran en noviembre. Consulta en noviembre, fue la decisión.

A simple vista Humberto de la Calle se advierte como principal ganador. Aunque le gustaría que la candidatura fuera fruto de un consenso, condicionó su participación a que la candidatura se resolviera en noviembre. En una fecha atípica la participación es mínima frente a las elecciones parlamentarias, donde además la maquinaria liberal parece estar de lado del ex ministro Cristo. Juan Manuel Galán se mantuvo firme en la consulta, pero tuvo que ceder en la fecha.

En consecuencia, el candidato del Partido Liberal se conocerá el 19 de noviembre, y es probable que en marzo haga parte de una consulta interpartidista dentro la de coalición de centro izquierda.

De la Calle es uno de los triunfadores de estas decisiones, pues se impuso su tesis de que el candidato sea escogido en la consulta de noviembre. Durante meses sostuvo que hacerlo en marzo, como propone Galán, “es un suicidio” para el partido.

También lo es Cristo, quien cuenta con el apoyo de la mayoría de la bancada parlamentaria (40 senadores y representantes).

Cristo y De la Calle fueron miembros del equipo negociador del Gobierno en La Habana, por lo que se da por descontado que parte de sus discursos, en los que coincidirán, será el cumplimiento del proceso de paz con las Farc.

Ambos defienden la idea de que el ganador de la consulta debe propiciar la construcción de una “gran coalición” para ir con alguna opción a la primera vuelta presidencial en mayo próximo.

Por fuera de esta competencia quedó la senadora Viviane Morales, quien se negó a firmar un manifiesto liberal que exige a los aspirantes a la candidatura comprometerse con principios como la defensa de las minorías y el proceso de paz.

 

El propósito del documento es que los precandidatos se comprometan con la defensa, entre otros asuntos, del matrimonio de personas del mismo sexo y a facilitar la implementación del acuerdo de paz con las Farc, respetando el espíritu de lo que se pactó en La Habana.

 

Morales, quien nació a la política dentro de un credo religioso, no respalda el tema del matrimonio homosexual y se ha opuesto en el Congreso a muchos aspectos de la implementación del proceso de paz que considera inconvenientes para el país.

 

La senadora Morales  ha  anticipado que no irá al Congreso liberal que se inicia y que tampoco insistirá en buscar la candidatura liberal, pero advirtió que seguirá su lucha política por otros caminos.

Sofía Gaviria, senadora y codirectora del liberalismo, acudió ayer en apoyo de Morales y denunció una “encerrona” de los jefes de su colectividad para impedir el avance de Morales.

El precandidato Juan Manuel Galán Pachón, derrotado en su propuesta de escoger el candidato presidencial mediante una consulta interpartidista el día de las elecciones legislativas en marzo próximo, sorprendió con dos hechos que no lograron su propósito de interferir la ruta liberal.

Por un lado, Galán se encargó de recalcar por todos los medios la vigencia de la Ley 1475 de 2011 (ley de los partidos), la cual establece que un candidato elegido en consulta de partido no puede participar luego en una consulta interpartidista, porque desnaturaliza el mandato de los ciudadanos.

Además, propuso que el candidato sea escogido mediante un promedio de encuestas, ante la evidencia de que estas le favorecen de manera sistemática.

Se da como un hecho que el Congreso elegirá por  unanimidad al expresidente César Gaviria Trujillo como jefe del partido.

El último presidente liberal elegido fue Ernesto Samper Pizano, en 1994.