Asesinan en Jamundí a Jair Abonía, exjugador de Millonarios

Jair Abonía

El ex jugador de Millonarios, Jair Abonía y actual funcionario de  la  Alcaldía Municipal fue asesinado este martes en una cancha de Jamundí, donde tenía una escuela de fútbol.

Según testigos, el reconocido futbolista se encontraba orientando a sus dirigidos, cuando fue atacado con arma de fuego. Recibió tres disparos y murió en el lugar de los hechos. 

El hecho se presentó hacia las 3:30 p.m. de este martes. “Dos sujetos llegaron a la cancha del barrio Villa Pyme y atacaron al hombre. A partir de ese momento se adelantaron todas las labores de revisión de cámaras y actos urgentes, que se realizan en estos casos”, dijo el Mayor de la Policía Andrés Ovando, comandante del Distrito 6 Jamundí.

Escurridizo puntero que finalmente sucumbiría ante el peso del remoquete que Paché Andrade depositó sobre sus hombros: Jairzinho.

Veloz, gambeteador y habilidoso, debutó en el Cúcuta Deportivo en 1986 de donde daría el salto a Millonarios en 1988.

Además de jugar en Millonarios, entre los años 1988 y 1991, Abonía también jugó en el Cúcuta Deportivo, club donde debutó en 1986. A comienzos de 1992 fue transferido a Once Caldas.

Posteriormente, también hizo parte del club Trujillanos de Venezuela, donde jugó profesionalmente hasta el año 2001.

A través de su cuenta en Twitter Millonario lamentó la muerte del exjugador.


“Millonarios FC lamenta profundamente la muerte de nuestro ex jugador Jair Abonía. Paz en su tumba y fortaleza a su familia”, fue el mensaje del conjunto embajador en redes sociales.

Abonía debutó en el fútbol profesional en Cúcuta en 1986, en donde jugó 28 partidos y anotó dos goles. Posteriormente, en 1987, llegó a Millonarios, en donde disputó 142 compromisos y anotó en 15 oportunidades. Con el cuadro embajador consiguió jugar su primer torneo internacional: la Copa Libertadores de 1988 – 1989. 

Tras seis años intermitentes en el equipo capitalino (pues en la temporada de 1990 jugó con Quindío 11 partidos), el escurridizo delantero pasó al Once Caldas, dejando atrás la sombra de suplente que le había dejado su paso por Millonarios.

 Sin embargo, no logró consolidarse como un jugador de 90 minutos. Y, con un bajo perfil, consiguió llegar al fútbol internacional. En Trujillanos de Venezuela fue presentador como el refuerzo de la temporada. Allí se convirtió en ídolo y jugó hasta 2001, cuando decidió retirarse como futbolista profesional.

Con 299 partidos y un saldo de 35 goles, Abonía dio un paso al costado. Decidió vivir el amor por el fútbol desde la línea de director técnico. Desde su retiro, se dedicó a entrenar niños en el Valle del Cauca. Además, se dedicó a sus negocios.  Recientemente, trabajaba con la Secretaría de Educación del municipio de Jamundí.

La última vez que se le vio en público fue en la despedida del arquero de Once Caldas, Juan Carlos Henao, el pasado 3 de enero.

 Alcaldesa encargada de Jamundí, Noralba García, solicitó a las autoridades iniciar una exhaustiva investigación para dar con la captura de los autores del homicidio de Jair Abonia.
La  funcionaria informó que a esta hora se lleva a cabo operativos con policía, Sijín, ejército y demás para obtener información que pueda dar con la captura de los homicidas.