Exmagistrado Ricaurte primer presidente de la CSP en ser preso en toda la historia

El fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez Neira, confirmó en la noche de este martes que un fiscal pidió la orden de captura contra el ex magistrado Francisco Ricaurte por el  mayor  y vergonzoso escándalo de corrupción en la Corte Suprema de Justicia.

Dijo, además, que la audiencia se llevó cabo durante todo el día y la orden fue autorizada por un juez a las 7:00 p.m.

Será imputado, añadió Martínez, en los juzgados de Paloquemao por los delitos de concierto para delinquir, cohecho, tráfico y uso abusivo de información privilegiada.

Magistrado Ricaurte en la Fiscalía

Ricaurte, quien ya se encontraba en el búnker de la Fiscalía, fue notificado de  su detención  y esta misma noche quedará recluido en uno de  los  calabozos  mientras de legaliza su captura.

La detención de Francisco Ricaurte por presunta corrupción es un hecho que profundiza la crisis de la rama judicial, pero también invita a la reflexión sobre el sistema que permite la permeabilización de  estructuras  criminales  dentro de  la  justicia  colombiana.

 En la mañana, el ex magistrado estuvo en la Comisión de Acusación, donde él y Bustos fueron cuestionados por Musa Besaile

Ricaurte sería el primer ex presidente de la Corte en ir preso en toda la historia de ese alto  tribunal. El abogado de Ricaurte dice que se estuvo permanentemente comunicando con la Fiscalía para cuadrar su entrega y que no va a eludir a la justicia.

“El doctor Francisco siempre ha dicho que está dispuesto a presentarse ante la autoridad judicial que lo requiera”, dijo Álvaro Luna Conde abogado defensor del ex magistrado Francisco Ricaurte a su ingreso a la Fiscalía.

El jurista señaló que desconoce los cargos y delitos que se le imputan a su defendido, “no conocemos las diligencias de la Fiscalía”.

Luna afirmó desconocer alguna orden de captura contra el exmagistrado y señaló “primero vamos a averiguar si es cierto o no, porque la costumbre que se sigue dando es que todo se notifica por la prensa y los medios de comunicación. Suponemos que es cierta la información que ha salido”.

Y reiteró que Ricaurte va a colaborar con la justicia y que prueba de ello es que “esta acá (búnker de la Fiscalía) libre y voluntariamente”, y subrayó que en la mañana estuvo en una diligencia en la Comisión de Acusaciones.

A diferencia del caso de Leonidas Bustos, también expresidente de la Corte y salpicado por el escándalo del exfiscal Gustavo Moreno, el proceso contra Ricaurte lo sigue la Fiscalía y no la Comisión de Acusación de la Cámara.

Esto porque, al menos en el caso del exsenador Musa Besaile, los hechos ocurrieron entre el 2014 y 2015. En ese momento Bustos era magistrado de la Sala Penal y presidente de la Corte, y por eso sus acciones están cobijadas por el fuero y pasan a la Comisión de Acusación. Allí, de hecho, ya hay un proceso en su contra. Ricaurte, en cambio, había salido de la Corte desde el 2012 y para ese momento tenía oficina compartida con Luis Gustavo Moreno. 

Así, su caso quedó en manos de un fiscal delegado y por eso el ritmo del proceso en su contra, más después de que Moreno decidió colaborar con la justicia, es mucho más rápido que el que se surte contra Bustos y contra el actual magistrado Gustavo Malo Fernández por la supuesta venta de decisiones en la Corte Suprema.

Gustavo Moreno asegura que de los 2.000 millones de pesos que se pactaron con Musa Besaile para frenar la orden de captura en su contra al menos la cuarta parte, más de 500 millones, fueron a parar a manos del ex magistrado cartagenero. 

Moreno dijo que se reunió en varias oportunidades con Ricaurte y con el magistrado Gustavo Malo para acordar cómo manejarían el asunto de Besaile. Según el exfiscal, Ricaurte quedó molesto con la plata recibida porque se suponía que le tocaría una porción mayor del soborno.

“El magistrado Malo sabía”. Esa fue una de las contundentes frases que pronunció este martes el exfiscal anticorrupción  Luis  Gustavo  Moreno al prender por primera ve, su ‘ventilador’ ante la Corte Suprema de Justicia.

Por casi dos horas, los magistrados de la Sala Penal que investigan el escándalo de los pagos de políticos para torcer procesos en el alto tribunal escucharon la confesión de Moreno, quien es protagonista de primera línea en ese escándalo. Su declaración se centró en el proceso del senador Musa Besaile, quien hace tres semanas confesó haber pagado 2.000 millones de pesos para evitar una orden de captura por un proceso de ‘parapolítica’.

Ese expediente estaba en el despacho del actual magistrado de la Sala Penal Gustavo Malo Fernández. Y, tras la declaración de Gustavo Moreno, la misma Corte compulsó copias para que la Comisión de Investigación de la Cámara proceda penalmente en el caso del cuestionado magistrado.

Según fuentes que conocen el expediente, el exfiscal también salpicó al exmagistrado auxiliar Camilo Ruiz, que trabajaba con Malo y quien supuestamente se reunió con Musa Besaile por fuera de la Corteaunque conocía el proceso en contra del senador cordobés. También reforzó la tesis de que Malo salió de su magistrado auxiliar José Reyes porque “era una piedra en el zapato”, tal como lo dijo el mismo Reyes en una declaración que dio en Guatemala, donde está radicado.

La Corte compulsó copias a la Fiscalía contra su expresidente Francisco Ricaurte, que compartía oficina con Luis Gustavo Moreno hasta que este fue nombrado en la Fiscalía y a quien el nuevo testigo estrella del escándalo señaló como una de las cabezas de la red ilegal. Ricaurte y el también expresidente de la Corte Leonidas Bustos –quien este martes estuvo declarando por primera vez en la Comisión de Acusación– son reconocidos como los padrinos de la fugaz carrera jurídica de Moreno. Por ahora, el exfiscal se reservó sus declaraciones sobre Bustos, quien se limitó a declarar su inocencia ante la Comisión de la Cámara.