32 años después identifican restos de mesero que salió con vida del Palacio de Justicia

 

arton7349

La verdad del Palacio de Justicia sigue llegando a cuenta gotas. El viernes la noticia de que los restos de Bernardo Beltrán Hernández  habían sido identificados llegó como un bálsamo para su familia. Por 32 años, su hermana había vivido en la más completa incertidumbre.

Sandra Beltrán Hernández, hermana menor de Bernardo Beltrán Hernández, desaparecido en el Palacio de Justicia y quien era mesero en la cafetería de esa edificación. (Colprensa-Nelson Ríos)

«Mientras no nos entreguen el cadáver de mi hermano nosotros no vamos a aceptar que está muerto”, le dijo Sandra Beltrán Hernández su hermana menor a la revista SEMANA  en el aniversario número 30 de esa tragedia, hace  dos  años. Bernardo era uno de los meseros de la cafetería.

IMAGEN-16417825-2

Durante muchos años no se supo nada de él, ni siquiera si estaba muerto. Sin embargo, un día la llamaron de la Fiscalía General de la Nación a Sandra para que observara un video. “Brinqué cuando vi a Bernardo saliendo en compañía de un soldado que lo tomaba por el brazo derecho, lo que nos confirmó lo que ya sabíamos, que nuestro hermano había salido vivo ese día», relató.

151030014259_palacio_justicia_colombia_rehenes_salen_624x351_afp_nocredit

«Yo llevo más de la mitad de mi vida buscando a Bernardo. En estas tres  décadas yo pasé de ser la niña de la casa a convertirme en una experta en historia y en expedientes. En estos años enterré a mi papá y a mi mamá, no me casé, tuve una hija que es mi motivo de orgullo pero nunca pude cerrar este duro capítulo”, afirmó Sandra con lágrimas en los ojos.

Dijo que durante el entierro de su papá, hace cuatro años  por entonces , hicieron una cremación simbólica de su hermano. “Metí la foto de Bernardo en el féretro de mi padre para comenzar una nueva vida pero no lo podré hacer hasta que conozca toda la verdad”, dice.

4277947532_a089e163df_b

Bernardo Beltrán tenía 24 años y llevaba trabajando apenas dos meses en la cafetería. Aunque había estado en otros restaurantes aceptó el puesto porque pensó que podía relacionarse con más personas y abrirse paso profesionalmente.

El cuerpo de Beltrán fue hallado en la tumba del magistrado auxiliar de la Corte Suprema, Jorge Alberto Echeverry,quien falleció en noviembre de 1985 tras la toma violenta del Palacio.

El 6 de noviembre de 1985, Beltrán salió de su casa vistiendo un pantalón de pana beige, camisa de manga corta de cuadros pequeños, saco color verde manzana, medias blancas, zapatos negros y su morral de lona donde llevaba la camisa para trabajar.

151030013602_palacio_justicia_colombia_taqueta_heridos_624x351_afp_nocredit (1)

Su familia se enteró de las primeras noticias sobre la toma del Palacio, por parte de la guerrilla del M-19, pero estuvieron tranquilos pues un amigo de Beltrán les había informado que lo había visto salir en el primer grupo de evacuados.

 

Al día siguiente, la familia Beltrán se dirigió hacia el centro de la ciudad en busca de alguna noticia de Bernardo. “Este día hasta muy entrada la noche estuvieron intentando reconocer los cadáveres y no encontraron nada. De los objetos personales que portaba Bernardo tampoco hubo rastro. Él siempre llevaba un cristo en relieve ligado a una cadena y su reloj Citizen”, explica la Comisión de la Verdad.

La familia relató, años más tarde del holocausto, que un juez de instrucción criminal intentó obligar a la madre de Beltrán a que reconociera una cadena y un reloj similares a los de su hijo como objetos de su propiedad. Pero la cadena que estaba en una bolsa no correspondía a la de él y que, además, el reloj era marca Orient y por eso, se negó a reconocer que los objetos eran los de su hijo.