Big Bayson  sigue  cantándole  al fenómeno inquietante de  los pandilleros  en  Puerto Tejada

 

«Barrios de guerra II» es una produccíon coprotagonizada con Ismael Vásquez, primo de  Javier  Vásquez, el cual ha recibido más de 7 millones  de visitantes  en Youtube.  

Cada vez más, el fenómeno de las pandillas juveniles en Puerto Tejada se ha convertido en una fuente de preocupación para  las  autoridades  y  las  comunidades, debido a que estos colectivos se apropian de territorios recurriendo a la violencia, rivalizando con otras agrupaciones locales y llevando a cabo un portafolio diverso de acciones delictivas que indignan creando  zozobra, miedo  e  inestabilidad.

En esta  población Nortecaucana la delincuencia  puntual es la guerra entre  pandillas y su actividad que ya prácticamente  no respeta ningún  barrio o sector  de  la  ciudad  mostrando  permanentemente  ser grupos fuertemente cohesionados, cuya identidad se caracterizaba sobre todo por profundos lazos de solidaridad y hermandad, lenguajes particulares, valores y simbologías propias, y no tanto por el recurso permanente a la violencia.

El pandillaje juvenil, sigue en ascenso en todo  Puerto Tejada. El problema no distingue clase ni condición social y conduce a los menores por la senda del alcohol, las drogas, el delito y la muerte.

Diapositiva1

 Big Bayson , nombre  artístico  de  Oscar Marino Vallecilla  Saa  ha encontrado una fórmula sencilla de llegar  con mensajes de  autoestima y concientización a los  centenares  de  pandilleros; prestándoles atención y poniéndolos en acción reflexiva sobre  sus  proyectos de  vida.

«Mi anhelo es  que  por ahora  la batalla de pandillas, no pueda seguir por el «dominio de territorios»; el sueño es por saber quién puede  a llegar a  practicar mejor el break dance ,el hip hop , Rap  o Salsa Choke»  asegura  el cantante urbano que domina las redes sociales  con casi  8 millones  de reproducciones  de  sus  temas  principales .

Para  Vallecilla  Saa, quien trabaja  de  la mano en el programa  del Padre Ortodoxo  Edilson  Huérfano con varias  pandillas  al  oriente  de  Puerto Tejada, «A los muchachos hay que brindarles  oportunidades y alternativas  de  cambiar  sus  rumbos  y estilos de  vida, pero también se les debe exigir resultados, como ahondar en el trabajo con los  padres de  familia. Hay chicos  con talento para  las  artes, la  música, el deporte  y otras  actividades  lúdicas».

 

En  Puerto Tejada estos grupos juveniles  se han sumergido mucho más en la violencia y la delincuencia en la medida en que han obtenido armas de mayor calibre, han tejido alianzas con otros actores armados ilegales y han desarrollado un fuerte sistema extorsivo o simplemente «atracan» a quien esté «mal parqueado…».

En este  municipio, el fenómeno ha venido creciendo por años sin mucha atención por parte del Estado y ante un nuevo periodo de posconflicto, resulta más que urgente comprenderlo e intervenir en él para prevenir su reproducción, pero con planes  integrales, advierte el cantante Big Bayson .

480d1f53-739a-4ed7-8ada-4d237cddb284

Puerto Tejada  tiene  35 barrios  y  10 veredas y  las  autoridades tienen registradas y judicilaizadas al menos 13 pandillas  reconocidas  y  más de 30 subgrupos que  trabajan  indirectamente  a  fortalecer este estilo de  vida  facilista  que cada  día  cobra  más  víctimas  inocentes en muchos  casos por cuenta de las  llamadas  “balas  perdidas” .

Sin embargo mal contadas ya son 47 las pandillas incluyendo las  que se encuentran en formación. En estos barrios  de  guerra la pandilla, que emerge como una opción de identidad alternativa, es resultado de un sin número de tensiones, contradicciones y ansiedades de la juventud de nuestros días.

Estas agrupaciones  pandilleras en  Puerto tejada  han establecido un nuevo estatus relacional, con imaginarios que no se adecuan a la escala de valores hegemónica, pues dada la exclusión social que enfrentan sus miembros, ésta se alza como un referente emocional y afectivo distinto, el cual se asemeja al de una familia (particularmente para aquellos jóvenes que provienen de familias caracterizadas por el maltrato, las necesidades económicas y la disfuncionalidad).

Diapositiva1

En  Puerto Tejada  en los barrios de  guerra  “donde se  mezcla  la muerte ,el sexo y la marihuana”  como asegura  Big Bayson  en una de sus canciones, el amor tiene un costo, el espíritu gregario impulsivo y emocional sobresale, el respeto lo impone la acumulación de actos violentos y la enemistad con la pandilla contraria es fuente de sentido.

e9711598-43f8-4c55-976b-5f7d8c2ff0a2 994967b6-cfc5-4335-ba6d-079aad14bbab (1)

Big Bayson por  experiencia  propia  conoce  como el que más las historias de las  pandillas  en  Puerto Tejada siendo su apuesta la que  a través  de la música se llegue al pensamiento  de los jóvenes que han asumido esta  conducta equivocada sin futuro y de gran riesgo para sus existencias.

«Estos ejemplos  pueden  ilustrar la complejidad del fenómeno y pretenden alarmar sobre sus efectos perversos, pues se trata de una problemática que requiere mucho más que un par de planes para la atención y la protección de la juventud» sostiene este cantante, quien junto  agrupación quiere  llamar  la atención a  los  centenares de  jóvenes que han escogido este  camino como opción y proyecto de  vida  equivocado.

Entre  sus  canciones  más  visualizadas  en las  redes  sociales se encuentra:

«Barrios de Guerra I», «Las tengo Pilladas»,»el ventilador»,»Te voy  a  dar Plan»,»Los gatilleros del oriente»,»Barrios de Guerra II», «Ella Tiene Mozo», «Se baila con gol» este  último tema, con zona 8  a ritmo de  salsa  Choke

Se requiere entonces combatir los factores de riesgo y emprender programas de rehabilitación y reinserción, en los que se articulen esfuerzos  de los gobiernos y de sus instituciones, vinculando además activamente a la sociedad civil, para llegar así a la formulación y ejecución de una política balanceada de castigo y prevención.

Diapositiva1

Big Bayson  dice que no canta sólo para pandilleros  del  «puerto».La música y la vestimenta de los exponentes del Rap, género que cultiva el cantante Portejadeño, han sido asociadas al estilo de vida de los pandilleros, pero asegura que lo suyo es  “una música popular, que le canta  a  una  realidad  inocultable de  mi natal ciudad, es música urbana y cotidiana con mucho sentimiento e  inocultable  mensaje de reconciliación  y  paz”

El gran riesgo  en  Puerto  Tejada  que  advierten las  autoridades  es que este  fenómeno puede significar que se esté  contribuyendo desde ya “a una mayor complejidad del mapa de la criminalidad de la región, a través de alianzas incipientes, pero crecientes que están tejiendo con los demás grupos armados ilegales, es decir que de pandillas se  formen bandas criminales o a su servicio  directo”.