Pese a los cinco goles de la final, Pablo Mina hizo una gran actuación con el Cali

 

pablo_0

Pablo Mina, quien había defendido la valla «verdiblanca» sin haber recibido gol en los últimos tres compromisos en la final frente  a  Nacional le tocó asumir la valla con cinco goles.

El óptimo rendimiento mostrado por Mina en las ‘semis’ y en la ida de la gran final, han generó una sólida aceptación por parte de la hinchada y  el entorno ‘azucarero’ para que fuera el arquero titular en los decisivos 90 minutos de este domingo, como en el próximo semestre. Asunto que no evadió el cancerbero de 32 años, oriundo de Corinto al  Norte  del  Cauca.

5947d196b11a0

«En Medellín fue un partido muy complicado. Teníamos una ventaja de dos goles pero no podiámos confiarnos porque sabíamos del poderío de Nacional, más que estuvo en su casa con su hinchada y eso  fue un plus para ellos», puntualizó.

El cancerbero reconoció que más allá del módulo táctico que decidió el estratega Cárdenas para ese vital compromiso, el colectivo ‘azucarero’ había venido mostrando muy buen fútbol, con jugadores claves. Por eso para Pablo Mina, fue muy relevante la concentración de su equipo en el juego del domingo en donde su valla  fue  vencida  en cinco  oportunidades.

Una posibilidad que no quiso contemplar Deportivo Cali, pasó por definir el campeonato por medio del cobro desde el punto penal. Contingencia que igualmente encaró el ex arquero de Cortuluá, pero al final los  cinco  goles del Nacional fueron  contundentes para alzarse con la  16 Copa.

529130_1

Deportivo Cali cayó goleado este domingo 5-1 en su visita a Atlético Nacional, en la gran final de la Liga I-2017, y terminó subcampeón a pesar de haber ganado 2-0 en Palmaseca, la semana pasada.

El Nacional  goleó 5-1 al mejor Cali del torneo, y que a pesar de eso se vio chiquitico en la cancha del Atanasio. Un equipo que se come 5 goles en una final, pues no tiene excusa posible. Por más que este sistema de competencia iguale en un partido al que hizo 62 puntos con el que logró 40, quedó claro que esos 22 puntos de diferencia entre Nacional y Cali fueron el 5-1 en la cancha.

Y como para no dejar dudas, Nacional rompió este domingo otra marca: por primera vez un equipo se corona campeón después de un 0-2 en el juego de ida de la final. Sí, hubo justicia final.

Inicialmente, gran parte del entorno ‘azucarero’ pensaba que la ventaja de dos goles con la que llegaba Deportivo Cali a la vuelta de la final, sería suficiente para conseguir el objetivo. Esto totalmente ligado al acertado planteamiento elegido por el técnico Héctor Cárdenas y al compromiso y actitud de los jugadores elegidos para afrontar este duelo.

 

Pero ninguno de estos requerimientos para sostener la ventaja, fueron expuestos por parte del colectivo caleño en el gramado de juego del estadio Atanasio Girardot. Atlético Nacional desde el inicio del partido, salió a demostrar su grandeza, con vértigo, ímpetu y potente juego ofensivo.

Diapositiva1

La  Portería  de  Pablo  Andrés Mina  fue  vencida  con cinco  goles  pues en conjunto al Cali le faltó compromiso y sacrificio. No existió actitud ni jerarquía para disputar el partido final. Escaso apoyo de los extremos a los laterales en funciones defensivas; poca conexión entre los jugadores ofensivos para generar jugadas de ataque; y excesivo nerviosismo de la zaga y volantes de primera línea en la toma de decisiones.

 

La permisividad de la zaga ‘azucarera’ y de los volantes de la primera línea del grupo titular ‘verdiblanco’ ante cada ataque de Atlético Nacional, fue preocupante y poco habitual en los últimos partidos disputados por Deportivo Cali. Pero que en este duelo final, el cuadro caleño la sufrió en casi todo el compromiso.

 

Los jugadores que ingresaron en la segunda mitad, para intentar resolver las falencias que arrastraba el equipo verdiblanco, no entraron enfocados y se contagiaron del desespero e inexactitud de sus compañeros inicialistas.

 

Pesó también la juventud de Deportivo Cali. La magna experiencia de la nómina de Atlético Nacional disputando instancias finales en los últimos años, fue relevante en la toma de decisiones en el campo de juego; siendo más concretas y sólidas, comparadas con el joven equipo vallecaucano. El amplio resultado, es una firme prueba de este argumento.

 

No obstante, Deportivo Cali ratificó que tiene una muy interesante base de jugadores que, bien reforzada, tendrá grandes posibilidades de volver a ser protagonista en los tres frentes que deberá disputar en el segundo semestre del año: Copa Suramericana, Copa Colombia y Liga II.

 

La Portería de  Pablo  Mina  fue  vencida  en  cinco  oportunidades. El cuadro verdolaga anotó por intermedio de Macnelly Torres (7), Mateus Uribe (16), Andrés Ibargüen (41), Dayro Moreno (74) de penal, y Rodin Quiñones (77), mientras que por el Cali descontó Jefferson Duque a los 20 minutos.

Jerarquía es ganar incluso cuando se juega mal, conseguir títulos incluso cuando todo está en contra. Deportivo Cali perdió en Palmaseca la opción de liquidar a Nacional. El 2-0 del partido de ida resultó corto, muy corto, para lo que se vio ese día.
Este domingo, el campeón de la Copa Libertadores sacó todo el fútbol que no había podido mostrar en las llaves de eliminación directa, le pasó por encima a su rival y hoy se ratifica como el más grande del fútbol colombiano, como el más veces campeón. La estrella 16 ya brilla sobre su escudo y es el reflejo de un eslabón más en la cadena de éxitos del técnico Reinaldo Rueda.