Hay mi Buenaventura…

web_paro-civico-b_big_ce


En ocasiones las vías de hecho a más de necesarias desnudan ciertos males que se encontraban ocultos, este paro debió de haberse hecho desde hace más de veinte años y repetirlo cada año hasta que este país pague la deuda histórica con los habitantes del litoral.

Cuco Alvarez le hizo un poema a la isla: “Bello Puerto del Mar Mi Buenaventura”, que como poema inmejorable, pero mentiroso, pues para la época que compuso el currulao Buenaventura adolecía de cualquier cantidad de problemas; hacinamiento, gentes viviendo en la zona lacustre, como ahora, solo que en aquel entonces lo hacían en la parte costera de la isla de Cascajal.

 

Lo paradójico es que, desde principios del siglo XX Buenaventura ha padecido los mismos males o problemas que ahora se denuncian, sin un reparo serio de los gobiernos capitalinos.

 

Solo a mediados de los años 80, de ese siglo el gobierno se acordó de Buenaventura y aportó dineros para paliar la situación de una población de 60.000 habitantes, cuando ya tenía 300.000 mil, como consecuencia del desplazamiento que sufre esta ciudad debido a las todavía más deplorables condiciones que viven sus comunidades vecinas del sur del Choco, occidente del Cauca y Nariño.
Nos decían desde la capital que vivir en Buenaventura era “bacano” porque uno se podía ir de polizonte en un buque para los “yores”, o que podía vivir del contrabando, o conseguir un empleo de magnate cotero en el muelle.

 

Mientras tanto, prevalidos de estas mentiras, la desatención oficial cundía por todas partes, no había ni polizontes algunos los tiraron a alta mar, tampoco contrabando y hasta el espejismo del muelle nos fue privatizado, que pena.
Y para ahondar más las cosas, ante la ausencia del estado apareció la mafia y ahí fue Troya, pues estas gentes con sus extrafalarios métodos, pretendieron cooptar todos los espacios institucionales y mientras tanto, el estado haciéndose los de la vista gorda, manifestando que la plata que le enviaban a los negros se la robaban, argucias para tratar de tapar la perfidia de de los robos que se inciaban con la complicidad necesaria desde Cali o Bogotá, con muy poca o sin ninguna vigilancia de los organismos de control, tales como la Procuraduría, Contraloría y desde luego Fiscalía, echándole la exclusiva culpa de ese desgreño que se inició en la capital al mas pendejo,resultando ser los negros, limpios , pobres y honestos habitantes ciudadanos de bien de Buenaventura.

 
Ahora se está realizando un paro y el gobierno por fin tiene que pararle»bolas” a Buenaventura, no como lo hicieron todos los gobiernos anteriores con vulgares paliativos, sino aparentemente con dinero destinados a obras, esperamos que no sea una mentira, pues en este paro está involucrada, harta dela desatención oficial, hasta la misma Iglesia Católica, comerciantes, lancheros, camioneros, profesores, jueces y rebuscadores como los califico el alcalde.

 
Ojala con las necesarias obras que hacen falta y que consigamos con este paro, podamos cantar el poema del Cuco ya como realidad…”Bello puerto del mar mi Buenaventura, donde se respira siempre la brisa pura…”.

 

Nestor-Raul-Charrupi-Jimenez-blog

Por: Néstor  Raúl Charrupí  Jiménez