Villarica nuevamente se  movilizó  contra  la violencia  urbana y la indiferencia

18403205_10211779393975292_5029657692984545408_n

Este Jueves  11 de Mayo Villarica  al Norte  del Cauca nuevamente  marchÓ contra  todas  las expresiones de  violencia  que se  han ensañado en un municipio que se  resiste a dejar de  ser un modelo de progreso, desarrollo, sana  convivencia  y  buen vividero.

Una población que se precie de referente, de  empuje y futuro promisorio no puede acostumbrarse a que la violencia campee impunemente en sus calles.

18033228_1753640094651947_9137450241870759203_n

Los  marchantes  rechazaron  que  cada nueva noticia de una riña de  intolerancia, un tiroteo entre padillas o un atraco a un transeúnte que desemboca en un asesinato vuelve a traer al frente la necesidad de reflexionar acerca de la efectividad de las medidas que se están adoptando para intervenir la situación y la reacción de sus  pobladores  para  no  permitir que la calma, la alegría y sonrisa de sus  gentes  desaparezca.

17884452_1720840351265255_1256049440492540601_n

Son innegables los esfuerzos de las autoridades para atajar la inseguridad. Se han tomado medidas de choque, como los patrullajes de la policía, el ejército  y los  organismos de  seguridad, a la par que se han anunciado proyectos como el incremento de cámaras de vigilancia, la evaluación de  nuevas  oportunidades  para  los jóvenes  en alto riesgo. Así mismo, se estimula  la  concientización que el grave  problema de  la inseguridad es un tema de ciudad que  atañe  a  todos.

villarica panoramica

 

Pero tampoco se puede negar que la tarea sigue sin resolver, y que cada día se registran nuevas víctimas urbanas que apremian a contemplar otras formas de resolver el problema. Está claro que la solución pasa por avanzar hacia un mayor entendimiento del fenómeno, pero también que no debe haber más demora en el propósito de evitar que el derramamiento de sangre  de a veces  habitantes   inocentes sea una noticia cotidiana.

24pandillas

El problema social de la inseguridad ciudadana  de  Villarica  hoy por  hoy se ve reflejada por varios factores , primero la familia, muchos hogares disfuncionales con padre ausentes ,es el reflejo de que el niño u adolescente tome su propia vida uniéndose a personas de mal vivir, el ausentismo de estos padre hacen que estas personas busquen el camino malo como son las drogas, las malas juntas y la delincuencia, en segundo lugar, el entorno social , en tercer lugar la escuela, el sistema educativo local fallido y en ultimo pero nada alentador es la falta de oportunidades que no se le dan a estas personas, es por eso que algunos se sienten seres sin futuro, sin proyectos y crean en su personalidad antisocial que conlleva a cometer crímenes.

adrian-ramos-gol-borussia-dortmund-2016_48jqrwxdjzz2zada12dkoom0

Fenómeno que no es exclusivo  de la tierra de Adrían Ramos, pues poblaciones vecinas como Puerto Tejada y Santander de  Quilichao, también experimentan este flagelo en el que lamentablemente han caído centenares de jóvenes que andan por el camino equivocado.

18402826_1753639731318650_7223150364499764532_n

Es por ello que  Villarica intenta  nuevamente mediante  una nutrida  marcha   ciudadana rechazó con  valentía, sentido de  pertenencia y amor por la tierra,  la aptitud irresponsable  de  los  violentos que camuflados  en los  expendios de los alucinógenos, el microtráfico y el facilismo, están generando temor, miedo, zozobra e  inestabilidad de un comunidad  que tiene un pasado grandioso de gestas  históricas  tradicionales de sus antepasados y futuro por construir.

18425228_10211779435496330_7554369446742922451_n

Los  manifestantes en esta  movilización   hicieron un llamado   para  que «Entre  todos y con el esfuerzo de  las  autoridades y gobiernos debe frenarse el avance delincuencial que kha  puesto  en jaque  una  comunidad que quiere abrirse a los espacios de bienestar y progreso sus  habitantes».

Esto no se compadece con los progresos que el municipio  viene experimentando  comparativamente en otras áreas igualmente cruciales para su íntegro desarrollo ha logrado con sus gobernantes   y dirigentes.

18403312_10211779359974442_3103169652867002266_n

Quienes organizaron esta  movilización  señalaron  que «Estos solo podrán consolidarse en el tiempo en la medida que  Villarica  sea verdaderamente una mejor ciudad para vivir, a todo nivel, por lo que no se puede permitir que se siga ahondando el deterioro de la percepción de inseguridad ciudadana, en donde debe  respetarse  la dignidad  humana  y sus  derechos».

18423892_10211779400615458_8792396902211024287_n

La preservación de la tranquilidad urbana es una tarea que no solo convoca a los administradores públicos de  Villarica. «La sociedad civil, el sector privado y las  fuerzas   vivas también deben contribuir más activamente a ayudar a entender lo que sucede, e intervenirlo con actuaciones puntuales en sectores donde las condiciones sociales propician una concentración de actividades ligadas a la violencia como modo de subsistencia». Sostuvo  Geovanetty Ordóñez, líder  comunitario  y empresario  artístico.

 

Tampoco es conveniente desdeñar, de un tajo, que detrás de la inseguridad exista un drama social de alto nivel en algunos sectores. Más allá de la cobertura alcanzada con los programas sociales, es importante revisar qué opciones de inclusión educativa y laboral que se les están brindando a los jóvenes  más vulnerables. ¿Qué tan efectivos han sido los subsidios y políticas de asistencia para ayudar a que jóvenes y sus  hogares encuentren su realización como individuos independientes, que rompan el ciclo de la violencia y la pobreza?

18403716_10211779420015943_2574292287646221373_n

Hay que  solidarizarse con las  gentes  de   Villarica en esta  movilización contra  los  violentos y delincuentes que  amenazan  con su  característica alegría  desbordante y ganas  de  salir adelante  pese  a  las  adversidades  cotidianas  de  miles  de hombres  y mujeres que sueñan un mejor  futuro  para  las  nuevas   generaciones.

Vale preguntárselo. Porque además de romper la tranquilidad ciudadana, cada nueva víctima de la violencia urbana deja en el aire la impresión de que algo podríamos hacer mejor.

Fotos: Gloria  Inés  López  Orduy