«Sopa y Seco» le dio América al Cali en el Pascual Guerrero

IMAGEN-16848208-1

América de Cali se llevó el clásico número 280 por Liga, derrotando a Deportivo Cali con un amplio 3-0 en el Pascual Guerrero. Con goles de Jeison Lucumí, Cristian Martínez Borja y Juan Camilo Angulo, el conjunto ‘escarlata’ sumo tres valiosas unidades que lo ubican en el quinto lugar de la tabla de posiciones.

Hernán Torres, estratega de los ‘diablos rojos’, sostuvo que el alza colectiva de su equipo es real y sólida. Marcando el orden en el funcionamiento y el acierto en la toma de decisiones de sus jugadores.

Como reza el adagio, “desde el desayuno se sabrá cómo será el almuerzo”. En el Cali todo comenzó mal y terminó de la misma manera anoche en el clásico vallecaucano que se liquidó con un contundente 3-0 para América.

Los rojos fueron a la cancha del Pascual con una gran concentración y una mejor actitud que la del derbi pasado.

58f8286f805ab

Comenzaron a liquidar muy rápido su duelo con los azucareros. Apenas iban 15 segundos y ya América celebraba el primero de la noche con un golazo de Steven Lucumí.

Bueno para los escarlatas, pero muy malo e imperdonable para los verdes, que iniciando el compromiso los cogieron dormidos y fríos, viendo cómo el rival atravesaba su campo para definir en el arco de Camilo Vargas.

Mientras el Cali no tuvo reacción, América siguió marcando el ritmo, aprovechando los enormes errores del rival en defensa y llegando con mucho peligro al arco verdiblanco.

A los 23 minutos Dany Rosero, de flojo encuentro, le cometió penal a Santiago Silva. Lo cobró Martínez Borja y puso el 2-0 en la pizarra.

Se esperaba un poderoso despertar de los azucareros, pero este no se dio porque Roa no logra superar su irregularidad, Albarracín pasó inadvertido, Murillo y Duque siempre perdieron con los defensas rojos y, para rematar, Aguilar confirmó una vez más que no encaja en el onceno verdiblanco.

Al frente, en cambio, había un América ambicioso, despierto, rápido y efectivo. Además, en lo táctico Hernán Torres le ganó el duelo a Héctor Cárdenas porque distribuyó mejor a sus hombres en el campo.

Para el segundo tiempo se vio el mismo libreto: los rojos peleando todos los balones y los verdes confundidos y sin luces desde el mediocampo.

A los 70 minutos llegó el 3-0 para consolidar la fiesta roja. Fue un golazo de Juan Camilo Angulo que sorprendió a Camilo Vargas con un espectacular tiro libre.

Y a los 90 pudo llegar el cuarto, pero lo perdió de manera increíble Lucumí solo ante Vargas.

El derbi se saldó con un gran triunfo para los rojos, y deja una enorme preocupación para los verdes que esta vez fueron superados por el rival de patio.