Celotipia: Desconfianza que mata

asesino_baranoa

Este mal, que puede dar origen a hechos de violencia, suele confundirse con actos de amor sobreprotector. Conozca cómo se detecta, cuáles son sus alcances y el tratamiento adecuado para superarlo.

La literatura inglesa, en manos del genio William Shakespeare, nos regaló una de las más célebres historias de celotipia.

En la tragedia de Otelo los celos enfermizos juegan un papel fundamental. Desdémona es asesinada por su marido, quien escuchó comentarios malintencionados acerca de una supuesta infidelidad.

Otelo, en su ciega locura, mata a su mujer, pero al saber que era inocente, se traspasa el pecho con la espada criminal y se desploma junto a ella. Este acto desesperado ocurre al comprender que sus celos patológicos lo llevaron a culpar y asesinar a su esposa por un engaño que nunca existió.

negrosss.jpg_172633080

Los celos son un sentimiento tan natural como el amor, pero pueden convertirse en patología –como en el caso de Otelo– cuando se vuelven enfermizos, es decir, cuando la pareja empieza a desconfiar del otro hasta llegar al extremo de que él o ella le prohíbe salir sola, hablar con sus amigos y amigas, arreglarse, vestirse bien y hasta trabajar, al pensar que le puede ser infiel en el lugar donde se encuentre. 

“La celotipia aparece cuando los celos se convierten en una obsesión que destruye completamente el bienestar del individuo que los padece, el de su pareja y el de su entorno familiar y social. Así, la persona celotípica no puede permanecer en paz y armonía con su cónyuge por mucho tiempo, pues todos sus actos y acciones están dominados por los celos y por la inseguridad que siente”, explica la psiquiatra  Daniela  González.

¿Cómo tratar la celotipia? 

Celos+5

Es muy difícil que una persona con esta enfermedad acuda a un especialista. Lo que sí ocurre –señala la doctora González– es que los celotípicos consulten por depresión o por angustia, ya que de verdad creen que están siendo engañados. “Es ahí cuando se detecta la celotipia. En ese caso la ayuda de un profesional de la salud mental se hace indispensable, pues las consecuencias pueden resultar muy negativas para la pareja e incluso llegar a los golpes y al maltrato psicológico. De hecho, lo más habitual es que la persona que la padece tenga reacciones agresivas y torture al otro con escenas de celos y persecuciones de todo tipo. También se da la violencia física con riesgo de muerte”.

Celos

En general, los celos causan mucha angustia e infelicidad, incluso hasta provocar una respuesta física de agresión desmedida. Este nivel de celos es muy difícil de curar, y las personas que los sufren tienen grandes posibilidades de llegar a situaciones extremas si no se someten a un tratamiento especializado.

Por medio de la terapia, la persona puede sacar a la luz los orígenes más profundos de su actitud celosa y realizar pequeñas acciones para aportar a la estabilidad conyugal. También es deber de la pareja contribuir al mejoramiento de la relación acudiendo puntualmente a las citas y siguiendo el tratamiento tal cual como lo sugiere el especialista.

Matar el amor 

0009967036

Si bien es razonable sentir celos cuando una persona de nuestro mismo sexo se insinúa o muestra demasiado interés en nuestra pareja, a la larga estos pueden llegar a destruir la relación.

La amenaza constante y el control de cada movimiento harán –tarde o temprano– que el otro cambie su forma de comportarse, que se destruya la posibilidad de diálogo y, finalmente, que el miedo a perder al ser amado mate el amor.

Los celos hacen mal al que los siente, que vive amargado y aterrorizado por perder algo que no es suyo, pero también dañan a la otra parte, que lo pasa mal al ver que el cónyuge sufre por su comportamiento.

La buena salud emocional y la comunicación en pareja, junto con el adecuado apoyo terapéutico, son las bases fundamentales para despejar un panorama devastado por los celos.

¿Cómo reconocer la celotipia?   

0450a13fe2461bfd5f6135cda913499f

Algunos síntomas pueden indicar que existe un problema de celos patológicos:

1. Ansiedad y preocupación constante por la pareja y sus acciones

2. Actitudes paranoicas y violentas con el otro

3. Aislamiento del grupo familiar y social

4. Necesidad de estar junto a la pareja todo el tiempo

5. Sospechas constantes de ser víctima de un engaño amoroso

6. Sentimientos de abandono permanentes

7. Baja autoestima y habituales sensaciones de inseguridad

Prevenir antes que lamentar 

2DFCACF0-0947-4CF3-8518-158C35033A90.jpg__680__460__CROPz0x680y460

La prevención de los celos está relacionada con el aprendizaje de los valores de la tolerancia, el respeto y el reconocimiento de los derechos del otro durante la infancia.

También se los puede evitar mediante una buena comunicación con la pareja y al estar consciente de que no se puede controlar todo y menos a la otra persona. No es fácil, y ciertamente el celoso sufre muchísimo, pero es un problema que se puede superar.

Es recomendable obviar los pensamientos negativos, sobre todo los que son destructivos, ya que este tipo de ideas solo alimentan los celos. Para poder trabajar este punto, cada vez que aparezcan hay que cambiar estos planteamientos nocivos por otros que aporten seguridad y confianza.

La celotipia no discrimina género. Es bastante equitativa la distribución entre hombres y mujeres. Controlar los celos no es una labor imposible, pero cada uno debe poner de su parte para mejorar poco a poco la relación. La culpa y el rechazo no solucionan el problema. 

 

Colaboración: Dra. Daniela   González.