Un hombre se suicida tras asesinar a su ex esposa y un niño de 8 años en una Escuela de USA

tiroteo-bernardinp

El miedo vuelve a sacudir San Bernardino. Un hombre, de 53 años, mató este lunes a su esposa, de la misma edad y de la que estaba separado, y un niño de ocho años en una escuela en la ciudad californiana y después se suicidó.

Las autoridades consideran que la intención del asesino era disparar contra la profesora y que el niño falleció al tratar de protegerse detrás de la mujer. El menor murió después de ser trasladado a un hospital por heridas de bala. Otro alumno fue hospitalizado pero se encuentra en estado estable.

Diapositiva1

«No creemos que los niños fueran el blanco. El sospechoso acudió al aula de visita. La mujer adulta estaba en el aula», dijo el jefe de policía, Ron Maass, en una rueda de prensa. En la escuela estudian unos 600 alumnos hasta los 12 años de edad.

cedric-anderson-karen-smith

El tirador fue identificado como Cedric Anderson y la mujer como Karen Elaine Smith. Según la policía, la pareja estuvo casada brevemente y se separó hace alrededor de un mes. Anderson tenía antecedentes delictivos, que incluían posesión de armas y violencia doméstica.

El asaltante, según la policía, habría entrado a la escuela Northpark con la mujer y mantuvo la pistola escondida. Abrió fuego dentro de un aula en la que había 15 estudiantes y otros dos profesores asistentes. El menor fallecido se llamaba Jonathan Martínez.

1361610532_0

 La violencia armada  hace de  EEUU una anomalía en el mundo desarrollado. Cada día, 89 mueren personas mueren por disparos de armas de fuego, según un promedio de la Campaña Brady.

Con 321 millones de habitantes, se calcula que hay al menos unas 270 millones de armas de uso privado, un derecho amparado por la Constitución. Es la proporción más alta del mundo: nueve armas por cada diez ciudadanos.

tiendas--644x362

Tras cada tiroteo masivo, crecen las voces que piden restringir la venta de armas, pero todos los intentos de reforma en los últimos años han fracasado por el temor de que pudieran limitarse libertades y por la presión de la industria armamentística.