Con el Domingo de Ramos se inició la Semana Mayor en  Padilla

17800433_397685493963932_2018805120994842900_n

Decenas de feligreses  en Padilla al Norte  del Cauca cumplieron la cita este domingo y se reunieron para  recibir la bendición de  los  Ramos , para dar inicio a la celebración más importante de la iglesia católica, la Semana Santa.

17634745_397685103963971_1811786907398131726_n

La  lluvia   no fue  impedimento  alguno  para que  los  fieles  católicos   participaran de esta   solemne apertura de la Semana Mayor, inicialmente en la  verdea  Descanso del corregimiento de Las  Cosechas, que empieza con el Domingo de Ramos y culmina el Domingo de Resurrección, y en cuyos  días  centrales del triduo  Pascual  se conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesús.

17799112_397685133963968_5454670299057331671_n

Los jóvenes feligreses  de  padilla  participaron  con una  escenificación   con los tradicionales ramos para recibir la bendición, brindando tributo a la manera en que fue recibido Jesús por el pueblo de Jerusalén, quien lo honró con ramos de olivo y palma.

17861747_397685450630603_1246045123591669362_n

La celebración comenzó con una procesión , y culminó con una misa oficiada por el sacerdote Leyder Palacio Mina , párroco  del  Templo  San  Isidro Labrador.

El   párroco de   padilla   recordó  a   los  asistentes que el Día de Ramos es simbólicamente la “puerta de entrada” en la que los cristianos se preparan para entrar en la Semana Santa y, por tanto, para dirigirse a la Pascua. Todavía hoy, como en tiempos de Jesús, la bendición de las palmas atrae a multitudes.

IMG-20170409-WA0033

El Padre Palacio Mina en su  homilía del  Domingo de  Ramos  invitó  a  los católicos de  Padilla a  participar  activamente  de la  programación  litúrgica  y eucarística.

17522578_398047063927775_7114071233752407642_n

 “Vamos con el pensamiento a Jerusalén, subimos al Monte de los olivos para recalar en la capilla de Betfagé, que nos recuerda el gesto de Jesús, gesto profético, que entra como Rey pacífico, Mesías aclamado primero y condenado después, para cumplir en todo las profecías. Por un momento la gente revivió la esperanza de tener ya consigo, de forma abierta y sin subterfugios aquel que venía en el nombre del Señor. Al menos así lo entendieron los más sencillos, los discípulos y gente que acompañó a Jesús, como un Rey” dijo el  religioso.

Luz  Mary  Reyes Chávez