Indígenas en Corinto retuvieron séis trabajadores del Ingenio El Cauca

Diapositiva1

Séis empleados del Ingenio El Cauca fueron retenidos por indígenas tras la muerte de un nativo identificado  como  Javier  Oteca en medio de confusos hechos en Corinto.

El personero de Corinto, Víctor Salas, dijo que «la confrontación entre los integrantes de la seguridad del ingenio y los indígenas obligó a los trabajadores a trasladarse hasta la sede del cabildo, ubicada en el casco urbano del municipio. Luego se los llevaron hasta la parte alta de la montaña, no se sabe más de ellos, en qué lugar están, cómo están».

b92603fc2d65a8e24108913a0217dc3d
Otra versión, entregada por Leonardo Rivera, familiar de uno de los retenidos, señala que la muerte del indígena se registró al parecer cuando los integrantes del cabildo López Adentro «lanzaron unas ‘papas bombas’ a los empleados, quienes adelantaban una reparación de una maquinaria. Entonces los integrantes de la seguridad de la empresa realizaron unos disparos, generándose una estampida por parte de los comuneros».

minga indigena_thumb[1]
«Otras personas indican que los trabajadores caminaron hacia la humanidad de los indígenas, pero lo cierto es que el nativo murió en el sitio de la confrontación. Hay otros testigos que dicen que el hombre murió cuando cayó sobre un explosivo que portaba, la verdad no se sabe a ciencia cierta qué fue lo que pasó, no me consta nada, pero se llevaron a mi hermano Rigoberto Rivera, quien es obrero de esa empresa desde hace más de diez años”, explicó el familiar.

13934615_954429941369909_5265101474860952792_n

El hecho se habría dado porque los nativos están reclamando la propiedad de varios predios de la finca Quebrada Seca.

Mientras tanto, el Personero de esta localidad agregó que los indígenas no permitieron a la Policía llegar hasta el sitio donde se registró el deceso del comunero y no quisieron entregar información sobre el lugar donde mantienen a los trabajadores : Rigoberto Rivera González, Carlo Humberto Ortiz Marín, Jhon Jairo Betancour, Jesús Cortes Preciado, Armando Collazos, Jhoni Rentería Ocoro.

 

Diapositiva1

Por  su parte el presidente  de  la  ANDI Seccional Valle Gabriel Velasco condenó el secuestro de los colaboradores de Incauca por parte de un sector radical de indígenas y exigió su liberación inmediata.

En un comunicado el   dirigente  gremial  señaló que «La ANDI Valle del Cauca lamenta que algunos sectores radicales indígenas hayan optado por la violencia en contra de la libertad y la integridad de trabajadores campesinos de la agroindustria; y de la propiedad privada que genera empleo, desarrollo social y económico en el departamento del Cauca y Valle del Cauca.

Condenamos el secuestro de los mismo y el uso de violencia. Exigimos a la mayor brevedad el regreso sanos y salvos de los colaboradores. A su vez hacemos un llamado a las autoridades para que esclarezcan lo ocurrido».

Por el momento, hacia este punto de la zona rural de Corinto viaja una comisión de la Defensoría del Pueblo, de la Gobernación del Cauca, de la Alcaldía y de la fuerza pública para encontrar una salida a esta confrontación y velar por la integridad de los trabajadores retenidos, quienes son habitantes de esta localidad del norte del Cauca.

????????????????????????????????????

Luego de  un  amplia  audiencia  pública  en el  parque  principal de   corinto  en  cuyo  escenario se pidió el respeto por la vida y el legítimo derecho al territorio ancestral,las  organizaciones   indígenas tras  denunciar la  confusa  muerte  del  comunero  Javier Oteca  tomaron la decisión de dejarlos en custodia de la policía quienes  entregaran a estas personas a la Defensoría del Pueblo y  a las Naciones Unidas.