Recursos de Ciencia y tecnología se usaron en un asadero de pollos y en un spa en el Cauca.

fb7cc1c082239234018cf81062bbfb54

El Contralor General Edgardo Maya Villazón presentó un revelador informe en el que evidenció un supuesto  «mal uso y corrupción  descarada de los dineros de regalías que hacen parte del Fondo de Ciencia y Tecnología».

Según el Contralor, entre el 2012 y 2016 se asignaron 3,8 billones de pesos que debían destinarse en desarrollo científico y tecnológico, pero que en realidad «no se están invirtiendo totalmente en tal fin». 

Estos dineros, según la investigación del organismo de control fiscal, están quedando bajo la dirección de políticos corruptos que deciden en qué se invierten, y que en muchos casos los están desviando para fines que no corresponden a ciencia y tecnología o que contratan a contratistas que no son idóneos.

Este fondo, que se financia con el 10 por ciento de los recursos de regalías que vienen de la explotación de recursos naturales no renovables, según Maya tiene varios factores que ponen en riesgo su buena destinación.

«Una tercera parte del valor de la contratación lo realizan entidades o instituciones no reconocidas por Colciencias, que ejecutan contratos por cerca de $600.000 millones, de un total contratado a la fecha de corte del informe de la Contraloría (diciembre de 2015), de $1,8 billones», aseguró el Contralor.

Y a pesar de que estos proyectos deberían favorecer a las regiones, a diciembre del 2015 la Contraloría detectó que sólo 12 proyectos por 135.000 millones de pesos respondían a necesidades de las regiones. 

Esa ausencia de proyectos regionales se podría estar generando por la «falta de voluntad política de los gobernadores para acordar la formulación de proyectos de verdadero impacto regional», dijo Maya Villazón.

Para el Contralor es claro que al quedar bajo la dirección de actores políticos, como son los gobernadores, estos dineros se podrían estar usando en otros fines pues estos ordenadores del gasto «generalmente tienen intereses diferentes a los que exige el desarrollo científico e incluso el desarrollo regional». 

Las  supuestas  graves irregularidades encontradas

Gimnasio4

Al estudiar 33 proyectos de ciencia y tecnología la Contraloría encontró supuestas varias irregularidades.

En un proyecto en Cauca, por ejemplo,sostuvo  Maya  Villazón en el que se invirtieron 16.000 millones de pesos que supuestamente se debían usar en estudios de posgrados para empresas de emprendimiento, y así mejorar su competitividad, se encontró que los recursos también se destinaron en instituciones  que no podían prestar esos servicios.

Kikos-Asadero_2

Por ejemplo, la Contraloría detectó que parte de esos recursos se usaron en un asadero de pollos y en un spa. 

Sin embargo fuentes  oficiales de el Gobierno seccional  desmitieron tales  acusaciones  y explicaron que se  trata  de una  ambigua  tergiversación de  la realidad en la ejecución de  dichos recursos  los cuales  han sido «completamente  transparentes».

Según el informe de  Jairo Erazo, responsable del programa titulado “Fortalecimiento de las capacidades de las empresas…”  de  la Gobernación del  Cauca, por el cual se formuló un proyecto que alcanzó un valor de 16.000 millones de pesos, en sus distintos componentes.

De esa  millonaria  cantidad, los coordinadores, decidieron incluir un ítem de asesoramiento, para pequeñas y medianas empresas de la región, a fin de que se pudiesen beneficiar de los avances tecnológicos y que se apropiaran de medios de comercialización o de “marcketing”.

Cuya estrategia   buscara  que  se  hiciesen  más competitivos, en un mundo, donde, sin estos componentes es imposible sobrevivir, y menos crecer.

nuestro-local

Se destinaron, entonces, diez millones de pesos, para contratar un profesional, que asesorara veinte pequeñas y medianas empresas, entre las que se encuentran, efectivamente una sala de spa, y el tradicional asadero Pio Pio de Popayán.

El profesional, fue contratado directamente por el programa, nunca se les giró el recurso a los beneficiarios, que fueron seleccionados por la Cámara de Comercio del Cauca.

Con  lo cual de  desmiente la evidente  sesgada  y mal intencionada  información del  contralor  General de  la  Nación que no informó de manera  veraz  a  la opinión  pública, para anunciar  de manera  perversa que se están utilizando mal los recursos de regalías, porque se ha decidido apoyar el emprendimiento regional, absolutamente permitido, a partir de los cambios de concepto, con el agregado que se hizo al viejo de “Ciencia y Tecnología”, por el moderno y diferenciado CT+I, que traduce Ciencia Tecnología e Innovación, y mediante el que se abrazó a las pequeñas y medianas empresas, con el magno objetivo de inducirlas a la modernidad y los nuevos alcances tecnológicos.

La  Contraloría  sostuvo  que luego de realizar una auditoría de desempeño “en atención a 3 denuncias ciudadanas sobre el tema” se encontraron cinco hallazgos fiscales por más de $180 millones de pesos.

“Uno de estos hallazgos se dio al verificar que se utilizaron $36 millones de los dineros regalías asignados para pagarle al director del proyecto, Jairo David Erazo Botero, una formación especializada en inglés en Estados Unidos, actividad que era solo para los empresarios beneficiarios de la iniciativa”, dice la Contraloría.

A lo que continúa “además, se le pagó una maestría en finanzas en la Universidad Javeriana de Cali y se le reconocieron pagos de licor que realizó con tarjetas de crédito”.

Sobre los otros 2 hallazgos fiscales, “corresponden a dos contratos de prestación de servicios de terceros, donde no se cumplió con el objeto del mismo”.

Por lo que, desde el área de regalías de la CGR se trasladaron estos hallazgos fiscales a la Gerencia Departamento del Cauca, para dar inicio al respectivo proceso de responsabilidad fiscal.

Incluso, la Contraloría General señala que dicha situación ya es de conocimiento de la Fiscalía por posibles “inhabilidades y conflicto de intereses en la contratación derivada del convenio 11994, que suscribieron el departamento del Cauca y la Corporación Parquesoft”.
Y en Vichada  según el  jefe  del ente  de  control se encontró que se aprobó un proyecto para construir un centro de formación e investigación en energías renovables por 32.917 millones de pesos. Esos recursos debían permitir crear espacios para la investigación en la generación de energía a partir de fuentes naturales renovables.

Para esto la Gobernación contrató al consorcio Ciner integrado por dos empresas de construcciones que no tenían experiencia en los objetos del proyecto.
d12
«Lo más grave es que en su ejecución modificaron el alcance del proyecto», indicó la Contraloría. Por ejemplo, como no se instalaron celdas solares el proyecto perdió su razón de ser y terminó siendo una obra de infraestructura pues lo que construyeron fue una biblioteca, un auditorio y un conjunto habitacional.

Y en Córdoba se auditaron 10 proyectos de ciencia y tecnología en donde se encontraron pérdidas por 30.000 millones de pesos. Aunque la Gobernación suscribió convenios con varios cooperantes, entre ellos reconocidas instituciones y universidades, estas terminaron subcontratando a una empresa que había sido creada recientemente.

CDT-GANADERO.

De otro lado, en Cesar la Gobernación contrató en el 2014 obras por 25.000 millones de pesos en las obras del Centro de Desarrollo Tecnológico del Cesar. Este dinero se debía usar en construir edificios para consolidar las capacidades en ciencia y tecnología en el sector agropecuario y pesquero, que se debía ejecutar en 9 meses pero que se demoró 21.

También preocupa el dinero que se ha invertido en becas para pregrado y posgrado. De 217.000 millones de pesos que se han invertido en este fin, la Contraloría encontró que de 165.000 millones de pesos unos 35.000 millones, es decir el 21 por ciento, se usaron en instituciones de calidad media o baja pues están por debajo del puesto 30 según el ranking del Ministerio de Educación.