Colombia pierde plata por no reciclar masiva y concientemente

falta-apoyo-reciclaje-colombia

Colombia está en mora de seguir el ejemplo de países como Brasil y México que han entendido que el mejor negocio está en aprovechar los residuos generados como materias primas.

En Holanda el 99 por ciento de los mal llamados residuos sólidos son aprovechados como materias primas para la industria. En Alemania solo el 2 por ciento de residuos totales va a parar a un relleno sanitario. En Suecia hay fábricas que el 66 por ciento de su energía se genera a partir de desechos. Sin ir más lejos, España aprovecha un 40 por ciento de sus desperdicios.

En cambio, Colombia de las 11,6 millones de toneladas que genera al año, solo aprovecha un 17 por ciento, según cifras oficiales. Por no entender que lo que usualmente se denomina basura, que no son más que recursos mal manejados, se está enterrando la plata, literalmente.

Y esto pasa no solo porque aún hay un largo camino para afianzar la práctica de separación en la fuente, especialmente en hogares, o que se dispongan dobles circuitos para recolección de residuos (reciclable y orgánicos) en grandes ciudades como Medellín. La realidad es que hay tres aspectos que limitan en el corto plazo un mayor aprovechamiento.

PEcont121L-b

De un lado, faltan estímulos económicos adecuados por parte del Gobierno para que las empresas, especialmente las pequeñas y medianas (pymes), vean en la aplicación de tecnologías limpias, el reciclaje y el reaprovechamiento una oportunidad de reducción de costos y hasta de nuevos negocios “verdes”.

Frente a ese crudo panorama económico del negocio del reciclaje, en todo caso hay esfuerzos desde la orilla privada que abren el camino a recorrer por el sector productivo. Por ejemplo, ya hay 540 empresas del país vinculadas a los programas de posconsumo de la Andi, para el aprovechamiento de recursos como llantas usadas, empaques, lámparas, pilas, envases, computadores, partes de electrodomésticos, entre otras posibilidades.

IMAGEN-14612302-1

Por ejemplo, en los contratos de las vías de cuarta generación (4G) ya se están incluyendo cláusulas que dan más puntos a quienes usan llantas trituradas en los asfaltos requeridos, una forma de reciclar ese caucho. También se avanza en iniciativas para el reciclaje de materiales de construcción para fabricar nuevos materiales para el sector.

También Fenalco, gremio de los comerciantes, estimula entre sus afiliados el negocio de no botar, sino vender sus residuos electrónicos, cables, plásticos, papel, cartón y hasta chatarrizar vitrinas, lo que trae exclusiones en impuestos de renta e IVA,

Redacciòn