MIndefensa confirma que ELN secuestró a dos militares tras emboscada en Boyacá

villegas_fabio

El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, responsabilizó a ese grupo insurgente de la integridad de los militares en cautiverio.

Este martes el Gobierno confirmó el secuestro de dos militares que -hasta hace unas pocas horas- permanecían desaparecidos, tras la emboscada en la que guerrilleros del ELN asesinaron a doce uniformados en el resguardo indígena de Bachira, jurisdicción del municipio de Güicán.

La noticia la entregó el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, al término del Consejo de Seguridad citado por el presidente Juan Manuel Santos y al que asistieron los altos mandos militares, con el propósito de plantear la nueva estrategia militar contra ese grupo insurgente.

Dos soldados de la Patria están por el Ejército de Liberación Nacional, por lo tanto es responsabilidad del ELN la vida y la integridad de esos soldados y su regreso al seno de nuestras fuerzas y de sus familias”, sentenció el jefe de la cartera de a Defensa.

Los militares en cautiverio fueron identificados comoAntonio Rodríguez Cleyder y Andrés Felipe Pérez Giraldo.

El funcionario advirtió que este ataque no se ejecutó únicamente contra las Fuerzas Militares, sino que tambiénatentó contra las comunidades indígenas de la zona y contra la rama electoral.

El incidente de ayer nuevamente lo lamentamos porque no es una operación militar, sino un acto terrorista contra la rama electoral (…) la instrucción del presidente Santos es clara: mantener la calidad y cantidad de las operaciones contra los grupos terroristas”.

Al hacer un balance de la campaña en contra de esa guerrilla, el Ministro informó que “tenemos 367 miembros del Ejército de Liberación Nacional neutralizados, de los cuales 113 desmovilizados, 212 capturas y 42 muertos en operaciones militares, pertenecientes a esa organización”.

De igual modo, el titular de la cartera de Defensa agregó: “Como ejemplo de la jerarquía de quienes han sido neutralizados, están alias Marquitos, del Frente Darío Ramírez; alias Reno, del Frente José Luis Solano; y alias Ecuador, del José María Becerra, para mencionar solamente tres cabecillas del Ejército de Liberación Nacional”.

 IMAGEN-15622038-2

ELN no confirma responsabilidad en el ataque

Más tarde en un comunicado que difundió esa guerrilla a través de su página web, señalaron que hasta el momento no tienen información de que sus unidades sean las responsables del ataque, e hicieron un llamado al Gobierno para que se establezca un cese bilateral al fuego, que permita avanzar con los acercamientos para entablar una mesa de negociaciones.

“No tenemos ninguna información oficial sobre lo ocurrido ayer en Boyacá. En los próximos días el Comando Central o el Frente de Guerra Oriental emitirá un consolidado oficial sobre la acción, pero sólo en caso de que está haya sido realizada por nuestras unidades en la zona, cosa que aún no nos han verificado”, dice la nota de ese grupo insurgente.

Asimismo, hacen un llamado al cese bilateral y confirman su disposición de seguir buscando una salida negociada al conflicto.

“Nuestro único llamado es al cese bilateral urgente inmediato, les recordamos que tan solo  hace tres días las Fuerzas Militares celebraban través de los medios el asesinato de unos compañeros durante un cobarde bombardeo. Nosotros no tenemos aviones, pero tenemos la decisión de seguir luchando o dialogando con seriedad por las transformaciones que requiere el país”.

Por último, reitera que “aún no hay una confirmación oficial de nuestras unidades sobre el hecho de ayer, debemos esperar y luego informar como siempre lo hacemos”.

 

El lunes en horas de la tarde, guerrilleros del ELN atacaron con explosivos y ráfagas de fusil a una comitiva de la Registraduría Nacional, escoltada por integrantes de la Fuerza Pública, que se disponía a trasladar el material electoral de la jornada celebrada en esa zona, hasta la sede de esa entidad ubicada en el casco urbano.

Diapositiva1

Los hechos se presentaron en el resguardo indígena de Bachira, jurisdicción del municipio de Güicán (Boyacá), donde fueron asesinados 11 miembros del Ejército y un patrullero de la Policía. Durante el ataque, tres soldados más resultaron heridos.

Según confirmó el Gobierno, los uniformados asesinados,custodiaban 130 votos emitidos en 2 mesas por ciudadanos de la jurisdicción de Bocotá, como desarrollo de la instrucción de cubrir la totalidad de los puestos de votación en las elecciones del domingo.