Ante falta de propuestas, sigue difamación contra Campo Hurtado

 

Gloria-Lorena-Iragorri-M.

A muy pocos días de la contienda electoral del próximo 25 de octubre, cuando se elegirán los nuevos gobernantes locales y regionales, concejales y diputados, así como miembros de las juntas administradoras locales, en algunas ciudades, sigue la propaganda difamatoria contra el candidato a la Gobernación del Cauca, Ingeniero Oscar Rodrigo Campo Hurtado.

Puede decirse que la difamación tiene la intención perversa de dañar a una persona a partir de una acusación.

El objetivo es que afecte la dignidad o el honor del sujeto, desacreditándolo. Puede difamarse de un individuo a partir de la comunicación de un hecho real, pero también con mentiras y falsedades, como las que me han dado a conocer desde el Cauca, con una supuesta demanda contra el candidato Campo Hurtado, el gobernador Temístocles Ortega Narváez, el exgobernador Guillermo Alberto González Mosquera y su entonces secretario de infraestructura.

Un señor de nombre José de Jesús Chávez Méndez ha pedido a la Procuraduría investigar una supuesta omisión de los exfuncionarios y del mandatario seccional del Cauca, en la construcción de la planta de tratamiento de aguas residuales, PTAR, de Puerto Tejada, obra que realizó en el año 2008 en el mandato del  alcalde Elver Marino Montaño Mina.

Conocí la respuesta dada al quejoso por parte de la Procuraduría Delegada para la Moralidad Pública, mediante el oficio No. 2633 del 30 de Septiembre, en la que claramente manifiesta que “…No adelantará indagación preliminar, contra los señores Ortega Narváez y González Mosquera…” y que además, el proceso se encuentra en la etapa inicial por lo tanto no hay un pronunciamiento o decisión de fondo.

Cualquier persona que haya desempeñado un cargo público puede ser investigada, pero ello no indica que sea responsable de alguna acusación.

Sin embargo, me comentan que en el Cauca sigue circulando la mal intencionada y difamadora versión, según la cual el actual aspirante y futuro gobernador de los Caucanos se encuentra inhabilitado y sancionado disciplinariamente.

Ante semejante falsedad he vuelto a escribir sobre la importancia que los caucanos a la hora de votar lo hagan por Oscar Rodrigo Campo Hurtado, un candidato sin tacha con buen programa de gobierno y sin la más mínima duda sobre su pasado y actuación en su vida pública y privada.

A estas alturas de la contienda política muchos de los lectores tendrán una decisión tomada para votar por un candidato y es muy probable que no cambien su dictamen. Otros aún estarán titubeando, como le ocurre a muchos que toman finalmente la decisión cuando están frente al tarjetón.

Es por ello que me motiva escribir las siguientes líneas para aportar algunos criterios que podrían facilitar la mejor decisión, que por supuesto no atiende el interés particular que cada uno tendrá, sino en beneficio del interés general, lo que le conviene a los caucanos, una tierra a la que amamos entrañablemente y queremos que sus destinos queden en buenas manos, para realizar la tarea del postconflicto y la reconciliación.

Yo pienso que a falta de propuestas e iniciativas se pretende recurrir a la infamia y calumnia contra Campo Hurtado, con falsedades y fallos que sólo existen en la mente confusa y baja de ciertos oscuros personajes, que por unas cuantas monedas calman sus desesperadas hambres, desprestigian la democracia regional y ofenden la verdad como valor intrínseco.