Gobierno y las Farc firman en Cuba acuerdo sobre justicia transicional

 

IMAGEN-16384297-2

 

Este miércoles el gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC firmarán en La Habana un acuerdo sobre justicia transicional, un paso determinante para un eventual acuerdo final de paz.

El acuerdo incluye la creación de una jurisdicción especial para la paz así como de mecanismos para garantizar la no extradición a EE.UU., dijo una fuente de la Comisión de Paz . Además, se estudiará la posibilidad de una ley de indulto, amnistía y de delitos conexos en casos determinados.

La fuente de la Comisión de Paz confirmó que el acuerdo de justicia entre el Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC contiene los siguientes puntos:

    • Creación de una jurisdicción especial para la paz con tribunal al que llegaran todos los casos relacionados con el conflicto armado y que buscan terminar con sentencias
    • Tribunal estará conformado por dos salas, una de sentencia y una de juzgamiento. En la primera sala llegan los procesos de todos aquellos dispuestos a aceptar culpas y en la segunda, de todos aquellos que no acepten cargos y haya que comprobar culpabilidad
    • El acuerdo establece filtros para evitar que lleguen a la corte en busca de sentencias menores, criminales que no tienen nada que ver con delitos del proceso de paz
    • Se establecen acuerdos de justicia restaurativas, con restricciones de libertad, pero no necesariamente cárcel
    • El punto anterior solo se mantiene siempre y cuando se garantice la reparación de las víctimas; de lo contrario puede aplicarse pena de cárcel
    • Mecanismos para garantizar la no extradición a EE.UU. bajo la premisa que debe garantizarse la verdad para todas las víctimas en Colombia
    • Se estudia posibilidad de Ley de Indulto, amnistía y de delitos conexos en casos determinados
    • El acuerdo debe pasar por el Congreso bajo trámite expedito a pedido del presidente Santos

El equipo negociador del gobierno viajó de manera anticipada a La Habana este martes, ya que se esperaba que el nuevo ciclo de conversaciones iniciara el 28 de septiembre.

IMAGEN-16384625-1

Handout picture released by FARC-Ep delegation showing Commander Timoleon Jimenez (R) aka Timochenko, at his arrival to Jose Marti airport in Havana on September 23, 2015. AFP PHOTO/HO-FARC-EP DELEGATION /// RESTRICTED TO EDITORIAL USE - MANDATORY CREDIT "AFP PHOTO/FARC-EP" - NO MARKETING NO ADVERTISING CAMPAIGNS - DISTRIBUTED AS A SERVICE TO CLIENTS - GETTY OUT

Santos viajó también este miércoles y se reuniría con el líder máximo de las Farc, Timoléon Jimenez, alias ‘Timochenko’.

De los puntos de las negociaciones iniciadas en noviembre de 2012 se han logrado acuerdos en tres de ellos: en el de desarrollo rural integral, en el de participación en política de guerrilleros presos y en el de erradicación de cultivos ilícitos.

Se espera que ahora que tras el acuerdo en este punto, el presidente Santos anuncie la fecha en que se firmaría el acuerdo definitivo, que sería refrendado por el pueblo colombiano, que ponga fin al conflicto armado interno de más de 50 años.

ver

La justicia transicional es el conjunto de medidas judiciales y políticas que diversos países han utilizado como reparación por las violaciones masivas de derechos humanos. Entre ellas figuran las acciones penales, las comisiones de la verdad, los programas de reparación y diversas reformas institucionales.

La justicia transicional no es un tipo especial de justicia sino una forma de abordarla en épocas de transición desde una situación de conflicto o de represión por parte del Estado. Al tratar de conseguir la rendición de cuentas y la reparación de las víctimas, la justicia transicional proporciona a las víctimas el reconocimiento de sus derechos, fomentando la confianza ciudadana y fortaleciendo el Estado de derecho.

 

semana_por_la_paz

¿Por qué es importante la justicia transicional?

Cuando se cometen violaciones masivas de los derechos humanos, las víctimas tienen el derecho, oficialmente reconocido, a ver castigados a los autores de los mismos, a conocer la verdad y a recibir reparaciones.

Como las violaciones de derechos humanos sistemáticas no solo afectan a las víctimas directas sino al conjunto de la sociedad, además de cumplir con esos compromisos los Estados deben asegurarse de que las violaciones no vuelvan a suceder, y, en consecuencia, deben especialmente reformar las instituciones que estuvieron implicadas en esos hechos o fueron incapaces de impedirlos.

Las sociedades que no se enfrentan a las violaciones masivas de los derechos humanos suelen quedar divididas, generándose desconfianza entre diferentes grupos y frente a las instituciones públicas y obstaculizándose o haciéndose más lentas las mejoras en materia de seguridad y desarrollo. Esa situación pone en cuestión el compromiso con el Estado de derecho y, en última instancia, puede conducir a la repetición cíclica de diversos actos de violencia.

Como se puede apreciar en la mayoría de los países que sufren violaciones masivas de los derechos humanos, las demandas de justicia se niegan a «desaparecer».