Murió doña María Ruby Soto de Bonilla, madre del Representante a la Cámara Carlos Julio Bonilla Soto.

12003932_1067992833235097_4295779997488291844_n

Una triste noticia ensombrece el ambiente  social y político del departamento del Cauca. La registramos con pesar y dolor entrañable que significa al fallecer tan apreciada y querida mujer.

Doña María Ruby Soto de Bonilla, madre del representante a la Cámara por el departamento del Cauca, Carlos Julio Bonilla Soto, falleció la noche de este jueves 10 de septiembre, siendo las 10:59 p.m., en la Clínica Valle del Lilí, en la ciudad de Cali, donde se encontraba hospitalizada desde hace varios días.

La señora Soto de Bonilla tenía 73 años. Se casó con don Carlos Bonilla, apreciado comerciante que había fallecido hace varios años en Santander de Quilichao, con quien tuvo dos hijos: Donald (ya fallecido), y Carlos Julio.

Doña María Ruby Soto de Bonilla se había ganado el aprecio general de la comunidad Quilichagueña por su don de gentes, su nobleza y bondad para con todos.

En tan lamentables momentos, nuestra total solidaridad con el representante Bonilla Soto y su distinguida familia, quien nos comentó la fatal noticia: “Mi madre murió y ya no está presente en mi vida, pero a ella le debo de todos mis logros. Fue ella la que me apoyó en los momentos difíciles, la que me alentó cuando nadie lo hizo y la que por mí entregó todo. Ahora descansa en paz en el cielo, después de haber luchado toda la vida por los suyos. A ella mi imperecedero recuerdo y homenaje por todo lo que representó para nuestra familia y la sociedad”.

Expresamos nuestro sentimiento de pesar y solidaridad con el connotado dirigente Liberal  Bonilla Soto, su señora esposa y demás familiares ,amigo entrañable de esta casa periodística y extraordinario ser humano quien Representa a  la cámara por el Cauca en el máximo escenario de  la democracia  Colombiana.

Las oraciones de todos nosotros les acompañan en este momento tan difícil y confiamos en que el consuelo del Señor les brindará paz y sosiego para sobrepasar la pena.

El abrazo al amigo  solidario a  Carlos Julio Bonilla Soto, su señora esposa Catalina Noreña , a su hija  María del Mar y los ruegos al creador para que acoja en su abrigo a la extraordinaria mujer que   deja entre sus familiares, amigos y allegados profundas y muy grandes enseñanzas  de calidez  humana, humildad y  sabiduría a nuestra sociedad Caucana y Quilichagüeña.

Sus honras fúnebres se llevarán  a  cabo este Sábado 12 de Septiembre a  las  3.00 p.m en el  Templo Parroquial de San Antonio de Padua en  donde se  oficiará  una Santa Eucaristía  para rogar por su eterno descanso y posterior traslado al Cementerio de Santander  de  Quilichao.

 

Paz en su tumba