ICBF y Fiscalía investiga presunto abuso masivo de menores en Corinto

 

 

Un alboroto de proporciones mayores ha alterado la normalidad pública en el municipio Nortecaucano de Corinto, pues desde el pasado 26 de junio un grupo de padres de familia de la Asociación Hogar Infantil Corinto denunció, primero ante las directivas de la institución, luego, el 30 de junio, al Centro Zonal de Bienestar Familiar en el Sistema de Información Misional, y finalmente, ante la Fiscalía General de la Nación, la comisión de un presunto abuso sexual cometido por un docente-jardinero contra trece niños de pre-escolar B de dicho jardín infantil.

En este caso detectado en Corinto, se presentan los riesgos de abuso sexual infantil, pues lo más común es que quienes abusan sexualmente de niños y niñas son personas a las que el niño conoce y que lo pueden controlar.

En 8 de cada 10 casos reportados, el abusador es conocido por la víctima. Esta persona por lo general es una figura de autoridad en quien el niño confía y que casi siempre lo convence de participar en este tipo de actos por medio de la persuasión, recompensas o amenazas.

10171841_694741507287731_1866959690429441297_n

Ocurrió en Corinto que algunos niños alertaron a sus padres sobre sucesos anómalos por  presuntos intercambios de manoseos con su docente Fabián Vivas Guzmán, quien llevaba más de 18 años prestando sus servicios en el Hogar Infantil Corinto, el único varón-jardinero que ejercía en el norte del Cauca. Por estas circunstancias, algunos padres fueron conscientes de cambios de conducta que indicaban que su niño había sido víctima de supuesto abuso sexual.

Por ello, fueron convocados a varias reuniones los padres directamente afectados y muchos otros de los 115 niños que diariamente son atendidos en dicho hogar infantil, de las cuales elaboraron actas y las tramitaron ante las autoridades respectivas para lo de su competencia.

19212-2-25092009-8

Al ser consultada por Proclama del Cauca, la directora del plantel Hilda Montoya, dijo que no podía informar nada acerca de lo ocurrido en la institución que orienta porque todo hace parte de las investigaciones que adelantan las autoridades calificadas.

Sin embargo, este medio pudo determinar que el docente-jardinero fue suspendido provisionalmente del ejercicio del cargo por las directivas del plantel mientras se adelantan y concluyen las investigaciones penales.

Por su parte, el Instituto Colombiano de Bienestar, Centro Zonal Norte, con sede en Santander de Quilichao, de inmediato dispuso el apoyo de Medicina Legal para las valoraciones respectivas, y una defensora de familia, mientras que la Fiscalía General de la Nación ordenó un psicólogo forense que se reunió inicialmente con los padres de familia aquejados.

Con el fin de prevenir otros posibles casos, se supo que Bienestar Familiar prescindirá del contrato con la Asociación Hogar Infantil Corinto y se reorganizará el sistema en Corinto, norte del Cauca, también que se trabajará para evitar abusos futuros y se atenderán las decisiones de la defensoría de familia, psicólogos forenses, Instituto de Bienestar Familiar y de la Fiscalía General de la Nación.

Es de destacar que inicialmente hubo cierto hermetismo entre padres de familia pues se entiende que la situación fue dura para ellos ya que el presunto abusador es alguien cercano a ellos. Aun así, el abuso fue reportado a las autoridades, pues de no denunciar el caso de maltrato, estarían incurriendo en el delito de encubrimiento.

Es más, este tipo de abuso sexual constituye una experiencia traumática y es vivido por la víctima como un atentado contra su integridad física y psicológica, y no tanto contra su sexo, por lo que constituye una forma más de victimización en la infancia, con secuelas parcialmente similares a las generadas en casos de maltrato físico, abandono emocional, etc.

Si la víctima no recibe un tratamiento psicológico adecuado, el malestar puede continuar incluso en la edad adulta.

PROCLAMA DEL  CAUCA