Ahí les dejo mi canto y mi fama…

10941312_761981833871081_4180089130318249091_n

Diomedes Díaz Maestre, se despidió premonitoriamente de sus seguidores con estas palabras en la canción, “Muchas Gracias”, canto que conoció la luz pública en 1998.

Desde esa época Diomédes, ya comenzaba con problemas judiciales y de salud síntomas que le atormentaban el alma, pero estos no eran razones para detener el ímpetu folclórico que siempre lo caracterizo.

El “Cacique de la Junta”, falleció repentinamente el domingo 22, en horas de la mañana en Valledupar, dejando huérfano a miles de seguidores en todo el mundo que han delirado con sus canciones y que ya están apostados en los alrededores de la mítica plaza Alfonso López, donde se han desarrollado los más importantes duelos de acordeones, en la tarima Francisco “El Hombre”, donde sus restos serán velados ,en cámara ardiente, durante 3 tres días y será sepultado, el 25 de Diciembre, fecha a la que le canto festejando el nacimiento de un nuevo amor de los tantos que tuvo en su vida, sin saber que años después, ese mismo día seria sepultado, para dolor de la música vallenata.

Fueron 37 años de actividad musical, pletórico de éxitos, 15 millones de discos vendidos, 100 canciones de su autoría que engalanan el firmamento musical de Colombia, Diomédes, durante su trasegar, fue, el juglar que vino de la extrema pobreza, desde la junta caserío en la guajira que lo vio nacer y que la vida enfrento a la fama la espectáculo a los excesos y la tragedia.

“El Cantor Campesino”, se autodenomino en una de sus primeras canciones, que le fue grabada en 1974, desde ese momento comenzó su paso presuroso, para llegar rápidamente al Olimpo de los dioses cantores del folclor, desde donde Diomédes Díaz , observa y escucha la obra, que el pueblo de Macondo, admira.

No ha sido un año bueno para el folclor vallenato, ya que durante estos 365 días, se nos han ido personajes que han sido icónicos, como el maestro, Leandro Díaz, el compositor más sensible del folclor vallenato, considerado así, por ser ciego de nacimiento.

Y la partida del merenguero más grande de la música vallenata, José Vicente “Chente” Munive, quien se caracterizó por ser un gran defensor del merengue, un aire musical ya está en vía de extinción.

Diomedes Díaz Junto a Leandro Y Chente Munive, configuran el trió más auténtico de la música vallenata que desde hoy parrandean en  el cielo.

Por: Celso Guerra Gutiérrez – Historiador de la música Vallenata