El asunto del poder político en el Cauca

NELSON-PAZ-web1

POR: NELSON EDUARDO PAZ ANAYA

Se supone el poder político tiene relación directa con el desarrollo de las regiones; sin embargo en el Cauca, esta premisa está en crisis, dado que la gestión de la administración departamental no pudo cautivar la opinión de los Caucanos por sus bajos niveles de inversión y por su pésimo impacto en la expectativa de los habitantes.

Los parlamentarios liberales, marginados de la actuación del ejecutivo local y de la presencia de los programas nacionales, no tienen realizaciones o incidencias de significado en el departamento, por lo tanto aún bajo la tutela de la unidad nacional, no han podido crear convocatorias de opinión con las cuales definir el poder político en la región.

El gobernador no les cree, ni quiere a los parlamentarios liberales, de la misma manera los parlamentarios a su vez de tiempo atrás, han expresado sus reticencias y criticas acidas contra su administración por el direccionamiento presupuestal y por las incógnitas sobre la contratación.

Menos mal, el ciudadano de hoy, no traga entero, y en la masa de votantes de la ciudad y del departamento, la gente ha entendido que su decisión es fundamental, para la construcción de una nueva forma de mirar la política y la región, en donde todos aporten sus ideas y conceptos y en donde la gobernación y las alcaldías sean fuente de trabajo colectivo y no feudos de repetición de prebendas.

 Pero como el Cauca es una región de pocas posibilidades, a Temístocles le afana poder seguir manejando el departamento en cuerpo ajeno y a los congresistas tratar de afianzar su reelección, por ello la candidatura de la hermana del congresista Velasco a la Alcaldía, pero se olvidaron en Popayán hay cientos de profesionales hace años esperando una oportunidad, mientras lo poco que hay se lo pretende una sola familia.

En la práctica lo que se da es una suma de debilidades, en procura de conservar el poder político local sin importar para nada la situación del departamento y sus municipios, por eso, se sigue siendo una región de pobreza, de atraso, de promesas, de discursos de vueltas y vueltas, sin soluciones.

El Gobernador ha querido acabar con los parlamentarios y estos con el gobernador, pero ante lo que significan las regalías y el poder burocrático, ante la falta de convocatoria, de liderazgo para definir el futuro del Cauca, terminaron juntándose, escondiendo sus recíprocos rechazos.

La conservación del poder, ha sido afán de la humanidad desde el principio de los tiempos, pero la estrategia de la manipulación de los famosos avales, es posible de resultados en el corto tiempo, mientras se mantienen fugaces ventajas, pero si el estado no entiende el daño que ocasionan al libre ejercicio de la democracia, la inequidad y el abuso de sus condicionamientos, muy pronto sus consecuencias serán graves para el País.

El partido liberal, debe ser por su compromiso con la Nación, un espacio amplio de participación, en donde por ejemplo los concejales y los ediles, representantes cercanos a las comunidades, al menos puedan opinar, pero no cumple su función social, si solo sirve como instrumento para proteger las ventajas y debilidades de los parlamentarios.

El desarrollo en la región, requiere un habitante fortalecido en el ejercicio de sus derechos, con garantías para opinar y contradecir, sin miedos, sin temores, sin cálculos egoístas de sus propios sacrificios, dueño de sus determinaciones políticas como herramienta para hacer su vida.

Las instituciones no pueden ser por más tiempo palacios de reyezuelos y la representación no debe otorgar ventajas, si su ejercicio es civilista, lo contrario solo demuestra la necesidad de cubrirla abusando de los privilegios que ocasionalmente se logran por las posibilidades de usar estas posiciones como ocurre con el otorgamiento de los avales, pero que en el fondo solo demuestran una debilidad objetiva, como sucede con los parlamentarios liberales del Cauca.

nelsonpazanaya@hotmail.com