A POCO MENOS DE UN AÑO SIN EL PADRE HURTADO GALVIS ES RECORDADO POR SUS ELOCUENTES TRANSMISIONES DE SEMANA SANTA

 

IMAGEN-13985195-1

En esta Semana Santa el gran ausente de la Radio Caleña y del sur occidente Colombiano es el sacerdote  Alfonso Hurtado Galvis.

Sin embargo en Radio Calidad con la retrasmisión de la U Radio.com en Puerto Tejada, del programa especial que conduce el periodista Pradereño Hernán  Barona Sosa, recordaron varias de sus elocuentes intervenciones en donde cuenta pasajes bíblicos de la vida de Jesús y anécdotas personales que evocan gratamente como al insigne sacerdote caleño, quien durante varias décadas en la capital Valle caucana  fue considerado uno de sus más  populares  personajes.

El padre Hurtado Galvis fue conocido en Cali por que realizó durante 38 años el programa radial ‘La voz del prójimo’ y porque vivió episodios importantes en la historia de la ciudad, como la tragedia del 7 de Agosto de 1956, cuando siete camiones cargados de dinamita explotaron y dejaron por lo menos 1.300 muertos.

Hurtado Galvis nació el 5 de septiembre de 1924, en Buga, y a los 25 años se graduó como abogado en Bogotá. El 2 de julio de 1950 se postuló como sacerdote en Santa Marta.

En el 2010 cumplió 60 años de servicio a la Iglesia Católica. Su programa ‘La voz del prójimo’ realizó unas 11.814 emisiones durante los 38 años de trasmisión.

Fue el encargado del sermón de las Siete Palabras, el cual se realizaba los Viernes Santos. En el año de 1963 lo realizó en el Estadio Pascual Guerrero ante miles de fieles católicos.

El periodista  Hernán Barona Sosa, quien su amigo personal y discípulo suyo en los asuntos evangelizadores hizo un sentido homenaje póstumo al extinto sacerdote   Hurtado Galvis, diciendo que aún a poco menos de  un año de su desaparición causa un profundo dolor a la Iglesia y a la ciudad, pero que su legado será siempre de «fe, esperanza y entrega inquebrantable al servicio de los otros».

mqdefault

«El padre Hurtado fue un ícono de la cercanía con la gente y del servicio a los otros, como lo demostró en la explosión del 56, en donde trabajó más de una semana recuperando cuerpos y ayudando a las víctimas», dijo el sacerdote Barona Sosa, quien también fue Alcalde de su natal ciudad Pradera al sur del valle.

El Padre Hurtado Galvis dio muestras inequívocas de su memoria prodigiosa trayendo a recuerdo fechas, detalles y anécdotas de lo acontecido. Y así se distinguió en otros episodios de su vida y de la historia de la Arquidiócesis de Cali.

Al Padre Alfonso Galvis  lo recuerdan también como gran amigo de todos los sacerdotes, obediente a sus pastores, amante de la Iglesia, y acogido por los feligreses en especial por los más pobres. Como todo ser humano pudo tener defectos y fallas. Estas las dejamos en manos de Dios. Lo que si podemos destacar es su franqueza, su facilidad de palabra, su buen humor, su sencillez, su generosidad. Que su ejemplo y testimonio perduren entre nosotros.